Compactaron 11 millones de botellas plásticas

El Taller Protegido que depende de la Asociación Civil "Todo para Ellos viene realizando desde el año 2003 el acopio, limpieza y enfardado de envases plásticos reciclables y a la fecha ya procesaron 449 toneladas, lo que significa que un total de 11 millones de botellas ya no están ocupando lugar en el basurero municipal y fueron recuperadas, gracias al trabajo de los operarios y la colaboración de toda la comunidad.
El producto final que se logra en el taller protegido son fardos de PET (polietileno tereftalato) que pesan alrededor de 25 kilos y contienen unas 700 botellas. Luego ese fardo se vende a una empresa de Mar del Plata que lo utiliza como insumo para fabricar productos de plástico, otras botellas o fibra textil.

"Todo para Ellos" trabaja, a través del proyecto, no sólo en el cuidado del medio ambiente ya que propicia el reciclaje de los plásticos, sino que también cumple un objetivo primordialmente social, insertando laboralmente a personas con discapacidades.

Gracias a todos

La directora del Taller, Lic. Mónica Pissarro, comentó que en estos días "hemos cargado un camión con 9.840 kilos de envases plásticos", y destacó que "son muchas las personas que nos ayudan: los que ya no tiran el envase a la basura y lo separan para acercarlo a nuestros puntos de acopio (el taller, el galpón junto al río, o los contenedores en los distintos puntos de la ciudad), las personas que donan su tiempo transportando los envases en bolsones, las empresas que donan materiales para mantener el buen funcionamiento del trabajo, los transportes de carga que llevan el material enfardado hasta la ciudad de Mar del Plata y a Sarandí, las instituciones educativas y los medios de comunicación que acompañan la difusión del proyecto".

Según explicó Pissarro, "con mucho esfuerzo estamos cumpliendo entre todos los objetivos de mantener puestos de trabajo adecuado a las posibilidades de nuestros jóvenes con discapacidad, y así reducir el volumen de basura y cuidar el medio ambiente".

"Debido a la crisis mundial desmejoró el precio del plástico, sin embargo sostuvimos el proyecto porque jerarquizamos el cuidado del ambiente, el mejor manejo de una parte de la basura domiciliaria, la educación y, sobre todo, el mantenimiento del hábito que habíamos generado en la población", aseguró la directora del taller protegido.

Comentá la nota