Comodoro Violenta

Infoglaciar - Casi a las siete de la mañana de ayer, apenas se había realizado el relevo de personal de la Seccional Séptima, los efectivos de la comisaría se convirtieron en parte de una intervención pocas veces ocurrida en la ciudad, tarea en la que recibieron apoyo del personal de Criminalística y Comando, debiendo actuar en una difícil situación delictiva dentro de una vivienda del barrio Máximo Abásolo en la que habían quedado cuatro rehenes.
La difícil historia del día comenzó en la comisaría con la presencia de Daniel Bañados, de 25 años de edad quien, desesperadamente, solicitaba ayuda porque -según denunciaba- su casa de Luis Sandrini 4.717, había sido violentamente atacada por cuatro hombres armados.

Ante el ataque a balazos contra la propiedad y el ingreso de los hombres, el denunciante pudo huir de la casa por una ventana en procura de auxilio, informando que en la vivienda asaltada quedan otras cuatro personas; su madre, un hermano menor de edad, su novia y un amigo de la familia.

Respuesta policial

Ante la gravedad de la denuncia, un grupo de efectivos policiales se dirigió rápidamente hacia el domicilio de calle Sandrini, encontrándose con que la puerta de la vivienda había sido arrancada de lugar, luego de recibir tres impactos de bala de grueso calibre.

Tomando las precauciones del caso al observar la magnitud de la violencia ejercida por los delincuentes, se decidió el ingreso a la vivienda sorprendiendo a los delincuentes que, ante la presencia policial y como acto reflejo, realizaron al menos dos disparos de escopeta contra el techo, lo que dejó las marcas de los proyectiles en el cieloraso.

La casa presentaba un desorden generalizado, seguramente en la búsqueda de elementos de valor o dinero, mientras que sus moradores se encontraban encerrados en una de las habitaciones solicitando auxilio, asustados ante los violentos estampidos que se escuchaban a sólo metros de ellos.

Las detonaciones de las armas provocaron la reacción policial que, en el intento de lograr la detención de los hombres, realizan un disparo de advertencia, produciéndose un difícil momento que concluye posteriormente, con uno de los sorprendidos delincuentes herido de bala en su pie derecho pese a lo cual, emprende la huida junto a sus compinches.

Fuga y detención

El rápido intento de huida ante el accionar policial se logra en un primer momento, cuando tres de los hombres escapan hacia el patio de la vivienda atacada mientras que el herido logra ganar los techos de una vivienda cercana desde donde, supuestamente por la lesión en uno de sus pies, cae desde lo alto siendo rápidamente reducido al igual que sus compañeros, quienes fueron sorprendidos por el cerco policial.

De las cuatro personas que se convirtieron en rehenes del terrible momento, se identificó a Mirna Bañados, de 45 años y dueña de la vivienda, uno de sus hijos de 17 años y Juan Narambuena, de 43 años, mientras que no se dio a conocer la identidad de otra joven que se encontraba en la vivienda.

En la violenta refriega y cuando comenzó la situación, fue Narambuena quien había intentado detener el ingreso, por lo que recibió un fuerte culatazo en la cabeza, lo que a la postre le significó una herida cortante que recibió tres puntos de sutura.

Armas y detenidos

Cabe señalar que los delincuentes finalmente aprehendidos contaban en su poder con dos escopetas de dos caños, calibre 16mm. con cinco cartuchos percutados -tres en la puerta de ingreso a la vivienda y dos dentro de la casa- y dos más listos para disparar, según se informó desde la Comisaría. Además de ello se le secuestró un revólver calibre 22 con cinco proyectiles disparados en el tambor, y una gran cantidad de municiones 11,25.

Los detenidos fueron identificados como J.A.D. menor de 16 años y quien fuera el herido en un pie, Juan Pablo Cavas de 29 años, José Díaz de 39 y Juan Aguilante de 26, quienes quedaron detenidos en la comisaría jurisdiccional luego de que tomara conocimiento el fiscal de Turno, dr. Alamat, actuando también la juez de Garantía dra. Tesello y la Asesoría de Menores.

Dada la gravedad de la carátula –violación de domicilio, privación de libertad, en concurso real con robo agravado en poblado y en banda y concurso ideal con portación de arma de fuego- se considera que los hechos no son excarcelables.

Finalmente, cabe destacar que el comisario Rodolfo Hess –jefe accidental de la Seccional Séptima- hizo un especial reconocimiento a su personal ante la rápida resolución del difícil hecho, más aún teniendo en cuenta la portación de armas del grupo delictiva y el complicado campo de acción dentro de un domicilio.

Comentá la nota