Comodoro quiere ser accesible

La campaña en busca de lograr la eliminación de barreras arquitectónicas en los espacios públicos -abiertos y cerrados- de la ciudad, avanza con el trabajo que lleva adelante Miguel Onofri y el compromiso de diferentes áreas del municipio para hacer cumplir las normativas vigentes. Onofri continúa con el relevamiento en imágenes de los lugares que va a intervenir y con la organización de la jornada solidaria que tendrá la versión 2010 del Comodoro Rock.
Parte del casco céntrico y sectores de las avenidas Kennedy, Polonia, Rivadavia y Tehuelches, son los puntos estratégicos elegidos por este movedizo periodista en silla de ruedas para exhibir la problemática y establecer circuitos de circulación para las personas con dificultades motrices.

"Es un primer paso. Lo importante es mostrar lo que hay y hacerle saber a los responsables como deben modificarlo", señaló.

Las veredas

El mantenimiento de las veredas, rampas y la eliminación de escalones en las puertas de ingreso a los diferentes comercios y edificios públicos, son el objetivo principal de este tramo de la campaña.

"Cada uno de los lugares tiene lo suyo. Lo que resulta difícil de entender es que tratándose de polos comerciales las veredas estén en un estado tan deplorable", remarcó.

Onofri señaló además que es responsabilidad de los frentistas el cuidado de las veredas frente a sus propiedades.

"Da vergüenza que una ciudad como la nuestra tenga sus veredas en estas condiciones. Más en los lugares de gran circulación. Hoy, con los valores que maneja el mercado inmobiliario local, tener cuatro metros de frente sobre el casco céntrico le deja al propietario una renta de seis dígitos por año, es inconcebible que no las mantengan en buen estado", enfatizó.

Por otro lado, señaló la necesidad de lograr acuerdos entre vecinos para que no se generen escalones u otros obstáculos en una misma acera.

Destacó también la predisposición y apertura de funcionarios a su propuesta. "Tienen que recibirme en lugares no convencionales, pero asumen la falla que presenta Comodoro en la casi totalidad de sus instituciones. Improvisamos lugares de reunión, se acercan a casa e incluso suben al vehículo que me transporta para escuchar lo que tengo que decirles. Esto es algo que no puede siquiera comenzar si su compromiso no es absoluto".

Las rampas

Los accesos desde la calle a las aceras son de responsabilidad pública. Tiene que haber dos por esquina, vale decir ocho por manzana. Ni siquiera el casco céntrico cumple con eso. Ninguna tiene laterales de apoyo y en su gran mayoría aunque están bien construidas, por diferentes razones son, al decir del periodista, inabordables.

"Al no estar nivelada la carpeta asfáltica con el cordón cuneta y éste a su vez con el ingreso a la rampa, me ponen tres obstáculos en uno. Esto es en mi caso, que transito en una silla motorizada. Si fuera asistido, obligo a quien me lleva a levantar la rueda de adelante y realizar una maniobra que requiere destreza y gran esfuerzo. Las barandas laterales ayudan a los que circulan solos y aunque no son imprescindibles, muchas veces son necesarias".

Otro tema no menor es la actitud de muchos conductores que obstaculizan al estacionar las rampas en las esquinas. Miguel hizo desarrollar el diseño de un calco con una frase que golpea. ¿En serio querés ocupar mi lugar?, reza el texto que el periodista eligió para pegar en todos los autos que se lo permitan.

"La calcomanía no busca denunciar a quien ocupó una rampa. Ese es un imbécil que no merece llevar el calco. Yo quiero que lo lleve el que quiera ayudar a transmitir el mensaje, porque lo entiende y piensa en el otro. Espero a corto plazo transitar las calles y encontrar cantidad de autos con la inscripción".

Este adhesivo, junto a otro que será colocado en comercios y edificios públicos, forman parte de la campaña "Compromiso Accesible" que Onofri desarrolla en forma conjunta con el gobierno de la ciudad. Ambos se distribuirán de forma gratuita luego del lanzamiento del día solidario que se está preparando para abrir la fiesta del Comodoro Rock.

Comentá la nota