Cómo vivió la intendenta el reencuentro Cristina-Cobos

Luego de la reunión a puertas cerradas tras el voto no positivo, la presidenta Cristina Fernández y su vice, Julio Cobos, no volvieron a cruzarse. Mucho menos en un acto institucional. Durante los últimos meses, ambos se propiciaron críticas y el reecuentro parecía imposible.
Sin embargo, la misa por la paz tras el conflicto entre Argentina y Chile por el canal de Beagle los unió en la Basílica de Luján.

¿Qué dijeron ambos al terminar la misa?, ¿Estaban incómodos?, ¿Se saludaron en algún momento?. La intendenta de ese distrito, Graciela Rosso, fue testigo del recueentro. En diálogo con LaTecla.info relata el momento

- ¿Cómo vivió el reencuentro entre Cristina y Cobos?

- La idea de todos los que estuvimos presentes es que la paz no es solamente un tema del pasado, sino del presente y del futuro. La presencia de Cristina, y todos los funcionarios tiene una envergadura muy grande y significa enlazar a los dos países, y entender que la paz está por encima de las diferencias que pueda haber. La visita de la Presidenta y el vicepresidente mostró que tenemos la capacidad suficiente de entender la responsabilidad que tenemos como gobernantes y que optamos por la democracia. Fue una misa que estuvimos por la paz y para rememorar la mediacion papal ante el conflicto de Argentina y Chile. Además de abogar por la construcción de un país igualitario para todos con justicia social y con la redistribución de la riqueza.

- ¿Notó a Cobos incómodo ante la llegada de la Presidenta?

- Intercambié palabras con él antes de la misa. Me dijo que visitó la ciudad y que le pareció muy linda. Destacó la Basílica de Luján y me pareció sincera su conversación. De mi parte, le dije que era bienvenido.

- ¿Y Cristina estaba incómoda?

- Para nada. Cristina estaba muy contenta, muy feliz porque el evento tenia un valor muy importante. La gente la saludaba en la calle con mucho afecto. Ayer, lo que primó fue la emoción y el sentimiento que están por encima de cualquier ideología política.

- ¿Usted vio que se hayan saludado?

- Por lo que vi, ninguno de los dos se acercó al otro para saludarse.

- Pero usted fue testigo de un hecho importante, luego de varios meses de incomunicación entre la Presidenta y su vice. ¿Cómo se sintió?

- Fue un acto institucional. No percibí ninguna tensión por el evento. Nosotros colaboramos de la misa y del encuentro de todos los funcionarios y autoridades nacionales, provinciales y municipales.

- ¿Antes de que partiera la Presidenta que fue lo que charló con ella?

- Hicimos un balance del año, las expectativas que teníamos para el año próximo. Hablamos de las cosas pendiente, pero no de cosas puntuales porque trascendencia de la misa tenía valores muy profundos.

Sin embargo, la semana que viene tenemos una reunión con el ministro Florencio Randazzo donde dialogaremos de las obras que se realizarán en nuestro distrito.

Comentá la nota