Cómo será el plan de ahorro de agua para la ciudad Capital

Se trata de un paquete de medidas que será anunciado hoy, con el propósito de preservar el recurso no renovable y garantizar la provisión para el consumo de agua. Ayer comenzaron los cortes en la ciudad de Río Ceballos.
Una serie de medidas tendientes a paliar la crisis hídrica que afecta a gran parte del territorio provincial serán resueltas hoy en una reunión de la que participará la Subsecretaría de Recursos Hídricos, el Ente Regulador de Servicios Públicos (Ersep), la Municipalidad y la empresa Aguas Cordobesas.

Si bien hasta el momento no fue necesario implementar cortes en el suministro de agua en la ciudad como sí está ocurriendo en las Sierras Chicas, por ejemplo, a partir de los próximos días podría reducirse el caudal de ingreso de agua a las viviendas limitando su uso sólo para el consumo humano. Esto será posible mediante la colocación de unos "tapones" que funcionan como reguladores del líquido que se aplicarán en todas las zonas donde se identifique un abuso en el consumo de agua. Por lo tanto, serán los propios habitantes los que deberán administrar el recurso no renovable para abastecerse.

Por otra parte, habrá fuertes multas para quienes derrochen agua y un cuerpo de inspectores municipales estará abocados a recorrer las calles de la ciudad para controlar. Estas son sólo algunas de las acciones que incluirá el plan de ahorro en el que viene trabajando los entes para garantizar el suministro de agua potable en la ciudad de Córdoba.

El panorama en las Sierras Chicas

La prolongada sequía que afecta desde hace más de un mes a una vasta zona de la provincia de Córdoba provocó ayer el corte de agua potable a los habitantes de la localidad de Río Ceballos.

La ciudad con una población de 25 mil habitantes situada en la zona de las Sierras Chicas, en el noroeste provincial, fue ayer la primera localidad que sintió los efectos de la falta de lluvias, luego de que la Municipalidad decidió cortar el suministro por 24 horas. A esta localidad le seguirán hoy Mendiolaza, Unquillo y Salsipuedes, todas de la misma región y afectadas por la bajante del dique La Quebrada, que de los 34 metros de cota máxima que puede llegar a tener hoy dispone de un nivel de 10,23 metros. Desde el municipio de Río Ceballos, aseguraron que el nivel de agua alcanzado en el dique La Quebrada "se aproxima al punto límite y, de acuerdo a las proyecciones de los profesionales, estamos a muy pocos centímetros para que se inicien los inconvenientes para la población". El municipio exhorta a la población a no derrochar agua ya que esa situación "hace descender en cinco centímetros por día el nivel del agua".

No obstante, el intendente de Río Ceballos, Gaspar Lemos, dijo que "sólo el 5% de la población se ve afectada por la falta de agua. Son los vecinos que están ubicados en la zonas altas, ya que el resto de la población posee reservas de agua en sus tanques".

"Hoy hubo actividad normal en bancos, comercios y escuelas, no hubo nerviosismo en la población por el corte de agua", dijo el jefe comunal y añadió que "sacamos agua cruda del dique y nuestra planta potabilizadora trabaja varias veces al día para suministrarla a los vecinos. Con esta situación podemos soportar entre 50 y 60 días más". Lemos aseveró que "nos dicen que para el 15 de diciembre va a estar lista una obra en la zona de La Calera que podría solucionar sólo en parte la falta de agua". En tanto, el intendente de Cosquín, Marcelo Villanueva, decidió tomar agua directamente del río San Francisco a la altura del popular balneario de La Toma para suministrarla a la población, aunque la misma sea sin potabilizar. "La planta potabilizadora recibe regularmente 140 metros cúbicos por segundo y anoche (martes por la noche) estábamos registrando sólo 20 metros cúbicos por segundo. Para la planta esto es como un hilo de agua", aseguró el funcionario. "La gente debe por sus propios medios -hirviendo o agregando lavandina- potabilizar el agua que consume porque no tenemos el caudal, es la única forma que tenemos de abastecer a la comunidad", reconoció el jefe comunal. En tanto en Villa Carlos Paz y Alta Gracia se declaró la emergencia hídrica con el objetivo de restringir el agua sólo para consumo humano, por lo que varios comercios debieron cerrar sus puertas, mientras en la ciudad de Córdoba se imponen fuertes multas a los que derrochen el agua a raíz del descenso del nivel del lago San Roque. El Servicio Meteorológico Nacional anunció que en Córdoba lloverá recién entre el 18 y 20 de noviembre con precipitaciones promedio de 40 milímetros, lo que marcará el inicio de la temporada de lluvias.

Comentá la nota