Cómo salir de la Konfusión

Por Fernando Laborda

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner atraviesa un período de confusión, luego del duro cachetazo recibido en las urnas el 28 de junio.

Ese estado de confusión (o "Konfusión") se explica por el hecho de que los Kirchner no ignoran que deberán negociar y compartir parte del poder con alguien para garantizar la gobernabilidad, pero aún no tienen resuelto con quiénes negociar.

En la primera semana posterior a las elecciones la Presidenta ha dado señales de querer evadirse del problema.

La primera fue su retorcida interpretación del resultado electoral, tratando de persuadir a la ciudadanía de que la derrota oficialista había sido un triunfo.

La segunda señal fue su ofrecimiento de acompañar al depuesto mandatario hondureño, Manuel Zelaya, en el avión que debía llevarlo a su país. No sólo hubiera significado una riesgosa e innecesaria aventura. También pareció una acción pensada para darle a Cristina Kirchner el protagonismo internacional que no puede conseguir a nivel local, además de un intento de modificar la agenda mediática y de fugarse hacia adelante.

Los elogios que la primera mandataria a "Pino" Solanas y el reciente encuentro de su marido con los intelectuales del grupo Carta Abierta, en Parque Lezama, podrían indicar que los Kirchner estarían ideando una nueva transversalidad.

El sentido común, sin embargo, señala que un proyecto transversal no les garantizaría a los Kirchner los votos necesarios en el Congreso después del 10 de diciembre, cuando se renovarán los dos cuerpos legislativos y el oficialismo perderá numerosas bancas.

Del mismo modo, una reinvención del kirchnerismo debería implicar la convocatoria a figuras extrapartidarias de prestigio que no será fácil acercar a un gobierno que ha sufrido un desgaste demasiado rápido.

Es probable que con el peronismo solo no alcance para asegurar la gobernabilidad, pero ésta tampoco se garantizaría sin él. Por eso, puede conjeturarse que, tarde o temprano, a. margen de cualquier apuesta a una nueva transversalidad, el kirchnerismo buscará un consenso con los gobernadores justicialistas.

Comentá la nota