Como en un pueblito de campo, a la hora de la siesta Baches de silencio en el escenario público de la ciudad

Más allá del acto celebrado en la mañana del lunes donde el Intendente dió por iniciadas las obras de construcción de viviendas, la agenda pública de la ciudad ingresó, otra vez, en una zona negra de silencio e inacción, como si el Quilmes de hoy, fuera un pueblito de campo, que duerme la siesta.
En el ruidoso mundo de la política, que llegó a tener confirmada la convocatoria a una Interpelación del Intendente hace apenas unos pocos días, es tiempo de expectativa sólo dentro del peronismo disidente por la inminente confirmación de las listas que finalmente quedarán en carrera. En el resto de las fuerzas políticas ya está todo definido de cara al 28 de Junio.

En relación estricta al gobierno de la ciudad, la semana transcurre cuando ya está definido el panorama de las candidaturas oficiales. Quedó atrás el impacto del acuerdo con el anibalismo y además, con la nueva situación en la papelera Massuh, encontró un camino de salida el Secretario Robledo, líder dentro de los halcones del gabinete, ahora sumado al directorio de la nueva empresa bautizada como Papelera Quilmes.

En el ámbito de la gestión de gobierno, las 15 secretarías, alrededor de 69 subsecretarias y más de 130 dirección la actual administración, no logra sostener en una mínima dinámica a la agenda pública de la ciudad. Salvo en los contados actos que provoca el Intendente en persona, el perfil bajo termina dando la sensación de soledad, silencio y abandono.

Quilmes es un distrito con 600 mil personas, con un muy buen porcentaje de personas interesadas en participar en la construcción de sus realidades más cercanas. Sin duda, la quietud como señal que baja desde lo alto del gobierno de todos, es un factor inquietante de desmovilización ciudadana.

Comentá la nota