Como en la perinola, todos ponen

La jugada sería llevar al plano del plebiscito a todas las gestiones del Frente para la Victoria en la provincia de Buenos Aires. Por un lado para contener y a la vez comprometer a los jefes comunales con el proyecto. Por el otro para focalizar la elección en el plano local, con el apellido que la gente más conoce.
La insinuación de Néstor Kirchner de que Daniel Scioli sería el mejor candidato, el posterior reconocimiento de parte del gobernador de que esa posibilidad podría darse, y la ola de "Kirchner es nuestro candidato" que lanzaron funcionarios, legisladores e intendentes, derivaría en la confirmación de una lista compartida por ambos.

En una especie de reedición de la fórmula presidencial de 2003, Néstor Kirchner y Daniel Scioli podrían ser 1 y 2 en la tira de Diputados Nacionales (si no se reabre la posibilidad de elegir senador). El primero plebiscitaría el proyecto político creado por él y encarnado ahora por su esposa. Scioli, en tanto, pondría a consideración del electorado la aprobación o no de su primer año y medio como gobernador.

Pero no todo termina allí. Y quizá éste sea el principal motivo de meter al gobernador en un embrollo padre, en el cual Kirchner ubicaría a toda la fuerza en una especie de "nos salvamos todos o nos hundimos todos".

¿Qué excusa tendrían los intendentes para no ponerse al frente de una lista seccional o local si se la juegan el jefe político y el gobernador?

Parece que en la Casa Rosada piensan colocar al frente de las listas seccionales a por lo menos un par de jefes comunales, mientras que los otros podrían ser "invitados" a colocarse primeros en la lboleta de concejales.

En el primero de los casos, si Kirchner y Scioli son cabezas de la nómina de Diputados, será muy difícil, por ejemplo, para el bahiense Cristian Breitenstein negarse a conducir la nómina de diputados por la Sexta sección. Lo mismo para el marplatense Gustavo Pulti en la Quinta. Ya ha dado indicios el intendente de Chivilcoy, Ariel Franetovich, que podría ir como legislador; de ahí a encabezar la tira de la Cuarta hay un paso.

En la Segunda, desde hace mucho se dice que Marcelo Carignani (San Nicolás) será el primero en la grilla de diputados de esa sección. ¿Volverá a estar José Eseverri (Olavarría) al frente de la nómina de senadores la Séptima? ¿Pablo Bruera, y no su hermano, deberá ser el uno de la Octava? Menos claro, en cuanto a los posibles nombres, estaría el panorama en la Primera y Tercera que conforman el conurbano.

A quienes no les toque "en suerte" ser parte de la lista seccional podrían llevar al plano del plebiscito su gestión como primeros en el grupo de concejales. Quien dio el primer paso en este sentido es el jefe comunal de Trenque Lauquen, Jorge Barrachia, quien anunció hace un par de meses que se plebiscitará en los comicios. Si gana sigue como intendente, si pierde se va de concejal.

Es una estrategia que se piensa, y que ya tuvo algunos adelantos contundentes. Un comunicado que circula por mail dice que los intednentes de la Tercera se comprometieron a "encabezar las listas distritales de cara a las elecciones del 28 de junio".

Comentá la nota