Cómo se paran los intendentes ante la movida de Kirchner en la Provincia.

Unos diez de ellos se muestran dispuestos a competir. Pero la mayoría todavía tiene dudas.
La última alquimia electoral K no despierta consensos entre gobernadores e intendentes.

Hasta ayer, sólo una decena de los intendentes del conurbano se manifestó dispuesto a encabezar la lista de concejales de su distrito siguiendo la lógica de la "candidatura testimonial" que impulsaría Daniel Scioli como segundo en la lista de candidatos a disputados encabezada por Néstor Kirchner.

Otros cuatro intendentes anticiparon en público o a sus pares que no participarán de esa movida: Juan José Mussi (Berazategui), Darío Giustozzi (Almirante Brown), Hugo Curto (Tres de Feberero), Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas).

Cariglino fue el más contundente, ya que no sólo se negó a ser candidato sino que le recomendó a Kirchner que "no sea candidato" porque "desde la Legislatura no le va a aportar mucho a su esposa".

Por fin, otra docena de intendentes peronistas del conurbano pide tiempo para decantar la idea de una candidatura, aunque la idea no les despierta gran entusiasmo.

En las provincias, el entusiasmo es aún menor. Es que, en la mayoría de los casos, las encuestas anticipan claras victorias o derrotas para el oficialismo. Y la candidatura de un gobernador no cambiaría el escenario.

Comentá la nota