Cómo operan Diego y Bianchi para ser el DT de la Selección

Maradona habla en todos los medios. El Virrey desliza sus intenciones. Decidirá Julio Grondona.
Con el equilibrio de los gatos, la sangre fría de las serpientes y la astucia de los zorros, pulsean con estrategias distintas. Bianchi calla, Maradona habla. Tienen chapa pero no alcanza; Saben que, como la mujer del César, hay que ser y parecer. Y para parecer, nada mejor que los medios. Entonces, operan. Y está bien.

A mediados de año, Bianchi permitió que se dijera que estaba dispuesto a volver a trabajar. Por entonces, la Selección andaba a los tumbos pero no se vislumbraba un final abrupto. Se especulaba con Bianchi de regreso a Boca en 2009. Maradona hacía esporádicas apariciones en su palco de la Bombonera y seguía con el Showball. Miguel Russo ponía en marcha a San Lorenzo y Diego Simeone perdía aire en un River errático.

El jueves, apenas se hizo oficial la renuncia de Alfio Basile, desde la AFA ya habían hecho contacto con Russo. Si no surgía nada nuevo, Sergio Batista dirigiría a la Selección en el amistoso ante Escocia en Glasgow el 19 de noviembre y el DT de San Lorenzo asumiría en enero. El viernes, Batista admitió que le gustaría ser el técnico permanente y recordaba la medalla de oro de Beijing. Bilardo se autopostuló y Buenos Aires despertó con los afiches "Volvé campeón". Maradona pidió micrófono y anunció su candidatura que tomó una velocidad vertiginosa. Lo que primero era Batista DT y Maradona mánager y luego dupla Checho-Diego ya el lunes era Maradona entrenador. Bianchi no habló públicamente pero hizo saber que "estoy dispuesto a hablar con Grondona". Las encuestas le daban un margen de favoritismo abrumador.

Bianchi tiene en alta estima a Bielsa. "Es el hombre más honesto del fútbol argentino", afirman que dice. El sábado, el Virrey estuvo en la cena de cumpleaños de Guillermo Cóppola, en un restaurante italiano de Cerviño y Salguero. Ahí confesó que "si Bielsa estuvo 6 años con Grondona, entonces se puede trabajar". En esa cena terminaron de convencerlo de que debía claro su intención de tomar la Selección, tras las tres negativas anteriores. "Dejá los prejuicios de lado y tomalo con un premio a tu carrera", le dijo un amigo.

En cuanto puede, Cóppola impulsa a Bianchi. Pero Maradona, como si lo necesitara, tiene un padrino de peso: Humberto Grondona, DT de Talleres, es quien le pone fichas a su padre Julio. Tiene un acierto no menor: él recomendó a Batista para los juveniles.

Los dirigentes miran. El lunes se reunió la Comisión de Selecciones Nacionales. No tienen peso pero jugaron a dar sus candidatos: Hugo Toschi y Enrique Merelas prefieren a Batista; Juan Carlos Crespi a Bianchi (imposible que el dirigente de Boca eligiera a Russo al que echaron tras ganar la Copa); Noray Nakis a Diego; Luis Segura quedó entre Diego y Russo y Julio Alegre opta por Russo. Daniel Pellegrino coordinó el encuentro y elevará el informe a Grondona quien regresará de Zurich el domingo, se irá a su campo de Brandsen y el lunes 28 estará en la AFA. No se esperan novedades de importancia. Desde la sede de la FIFA, el Jefe está al tanto de todo. De las palabras, de los silencios y de las encuestas. Se tomará su tiempo para bendecir al próximo técnico. Demoró 6 meses en oficializar la llegada de Bilardo, en 1983; 2 para anunciar a Basile, uno para ungir a Passarella y otro a Bielsa y 2 meses para negociar con Boca por la vuelta de Basile.

Sólo Grondona decide. Bianchi no dirige desde el 8-1-06 (0-0 entre su Atlético y Valencia); Maradona desde el 5-5-95 (0-0 entre su Racing y Gimnasia de Jujuy); Russo está en actividad. Bianchi es candidato por su trayectoria como entrenador. Maradona por su pasado como futbolista. 'Cuál operación pesará más en Grondona?

Comentá la nota