Como Nueva York y París, la ciudad tendrá su bus turístico

Seis unidades recorrerán diversos destinos; habrá un boleto diferenciado para los porteños
Finalmente, Buenos Aires contará desde el 23 de este mes con el tan promocionado bus turístico, un proyecto que se viene anunciando desde 1998 y que, por distintas razones, se ha visto postergado.

El jefe de gobierno, Mauricio Macri, junto con el ministro de Cultura de la ciudad, Hernán Lombardi, presentarán hoy, en el Rosedal de Palermo, el nuevo servicio turístico que ofrecerá Buenos Aires, y que consistirá en seis ómnibus especiales, "vestidos" con distintas temáticas características de la ciudad, que recorrerán varios puntos de atracción, tanto para locales como para visitantes.

Los ómnibus, que harán un circuito con 12 paradas estratégicas, saldrán desde Florida y Diagonal Norte todos los días, cada media hora (ver infografía).

Cada uno de ellos tiene una capacidad para transportar a 50 pasajeros sentados.

Los colectivos tienen el piso superior descubierto. Cada uno de ellos contará con la presencia de un guía especializado en turismo y proveerá a los visitantes de material informativo sobre la ciudad, editado en español, inglés, portugués y francés.

Los pasajes se conseguirán en las oficinas de turismo del gobierno de la ciudad o directamente en el mismo ómnibus. El costo será de 25 pesos (por un día de validez) o de 35 pesos (por dos días).

Tal como sucede en otras ciudades que ya lo tienen, el pasajero puede abordarlo en cualquiera de los puntos promocionados. Si se opta por hacer el recorrido completo, el viaje demanda 2h 45?.

También habrá tarifas promocionales. Por ejemplo, el grupo familiar, conformado por dos adultos y dos menores, abonará unos 60 pesos aproximadamente y será gratuito para las personas con capacidades especiales y para los menores de cuatro años. Los porteños, en tanto, abonarán un costo menor: $ 18,75 por un día.

El servicio funcionará, de 9 a 17.30, y el boleto posibilitará a los usuarios subir y bajar durante todo el día en cualquiera de las paradas.

"Es natural que la ciudad se renueve y ofrezca opciones al mercado. Es un momento complicado para el turismo mundial y ésta es una apuesta muy importante que hace la ciudad para captarlo y promocionar las bondades de esta gran urbe, sobre todo tan magnífica en el aspecto cultural", dijo el ministro Lombardi a La Nacion.

Inversión millonaria

Según datos oficiales, Rotamund y Flechabus, las empresas que ganaron la licitación, invirtieron 1.200.000 dólares para poner en funcionamiento el bus turístico, un servicio que tienen las principales ciudades del mundo como Madrid, Barcelona, Berlín, Londres, París, Nueva York, San Francisco, Chicago y Toronto.

"Además de cumplir su función, el bus turístico recorrerá la ciudad promocionando los productos que Buenos Aires tiene para ofrecer", se entusiasmó Lombardi.

Los ómnibus circularán lentamente, con la intención de que los turistas puedan tomar fotografías y bajarse en las paradas, entre ellas, el cementerio de la Recoleta, el Congreso, la Casa Rosada, la Avenida de Mayo, Caminito, los lagos de Palermo, las costaneras Norte y Sur, el microcentro, San Telmo y Puerto Madero.

Los diseños que tendrán los ómnibus responden a seis productos que definen la marca Buenos Aires como destino elegido de los turistas: el tango, el deporte, las librerías, los bares notables, el diseño y el arte contemporáneo.

El proyecto del bus turístico se había licitado en dos oportunidades, pero nunca prosperó: en 1998, la empresa precalificada no presentó el canon, con lo cual la concesión quedó desierta, y en 2003 no hubo empresas que precalificaran.

La última oportunidad que se había prometido lanzarlo fue en septiembre de 2007.

Comentá la nota