Como Macri, De Narváez pidió una "transición ordenada"

Se sumó al reclamo de Macri. Hubo duras réplicas desde el Gobierno.
Cargar de dramatismo a los comicios del 28 de junio y sembrar la incertidumbre sobre el futuro institucional parece ser la regla en el inicio de la campaña electoral.

El martes, fue Mauricio Macri quien atizó el fuego de la elección legislativa. "El ciclo kirchnerista está terminado, lo importante es cumplir una transición civilizada", sorprendió con una declaración política de una contundencia inhabitual en él.

Ayer, aunque más mesurado, Francisco De Narváez también hizo su aporte a marcar las legislativas como un punto de inflexión: "Hay que ser prudente, hay que ir construyendo una transición ordenada, a dos años de un cambio de gobierno, en un país que no quiere más improvisaciones".

Eso sí, el candidato a renovar su banco por Unión-PRO deslindó de culpas a su compañero de ruta. "Fue la Presidenta la primera que habló de que está en peligro el sistema democrático", dijo

Durante una recorrida de campaña Macri lejos de dar marcha atrás, allí insistió en que "el kirchnerismo va a perder y van a surgir nuevos liderazgos".

Las declaraciones de Macri generaron un desparramo de réplicas en el oficialismo.

"Todos los ciclos se van a terminar esperando que el de Macri arranque alguna vez", ironizó el ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández, que le pidió al jefe de Gobierno "que se ponga media pila triple A y se ponga a laburar un día".

El gobernador Daniel Scioli pidió: "Tengamos mucha prudencia porque no se puede estar alarmando y preocupando de esa manera con el futuro próximo", reclamó.

Los primeros candidatos a diputado y legislador porteño en la lista K de la Ciudad también dispararon grueso. Carlos Heller le agradeció a Macri su "brutal sinceridad". "Está expresado con total claridad lo que piensan algunos, que quieren que al Gobierno no le vaya bien el 28 de junio porque conseguirían maniatarlo, amordazarlo", dijo.

El líder gremial de los docentes porteños, Francisco "Tito" Nenna, directamente calificó de "golpistas" las palabras de Macri. "Para hablar de transición habría que esperar al 2011, salvo que Macri abrigue los mismos intereses de desestabilización que ciertos grupos económicos", opinó.

Había sido el kirchnerismo el que agitó fantasmas ante una eventual derrota del oficialismo en las urnas. "Si Cristina no logra la mayoría, esto explota", advirtió Néstor Kirchner. "El 28 de junio está en juego la estabilidad democrática", agregó la Presidenta.

Ayer, otro de los que se sumó el rechazo a las declaraciones del jefe de Gobierno porteño fue el jefe del bloque justicialista en la Cámara baja, Agustín Rossi, que las calificó de "imprudentes, apresuradas y desproporcionadas".

Comentá la nota