Cómo impacta en el capital de trabajo el Decreto de congelamiento de precios de los combustibles

Cómo impacta en el capital de trabajo el Decreto de congelamiento de precios de los combustibles

Según un análisis de un especialista en contabilidad del sector de Estaciones de Servicio, la estabilidad colabora con la financiación de las ventas con tarjetas de crédito. Sin embargo, algunas bocas sin bandera suspendieron este tipo de operatoria y prefieren débito o efectivo.

Ante las circunstancias en que el mercado de venta minorista de naftas enfrenta con la regulación del gobierno en materia de precios, el Asesor contable de la FEC, Sebastián Vázquez estimó que “la compra de combustibles por lo general, de acuerdo a las condiciones comerciales, se hacen por pago anticipado, por el cual, primero se compra el fluido y después, el proveedor lo envía a la Estación de Servicio”.

Agregó que de esta manera, cuando el expendedor vende con tarjeta de crédito y la liquidación se acredita en la cuenta del comercio recién pasados los diez días hábiles, por lo que la rueda operativa cierra su ciclo cuando se cobra el primer camión comprado.

“Lo que sucede es que en el plazo de esos 15 días corridos, el operador está obligado a reponer producto y para ello necesita dinero para costear el pedido realizado, con lo cual, como cualquier otra venta financiada requiere una inyección de fondos que se consiguen por otros medios que no son a causa del expendio de nafta”, detalló Vázquez.

En ese sentido, opinó que los precios congelados por decreto, en algunos casos, sirvieron para mantener la rueda de financiación, por el hecho de que al mantenerse los valores, hubo un alivio en cuanto a la inyección de capital de trabajo para reponer producto.

“El sostenimiento del precio permite que si bien hay que financiar con dinero extra para sostener las ventas a 15 días, no será para costear los incrementos de los costos del producto”, aclaró el especialista.

Afirmó además, que “el crédito en general funciona cuando existe estabilidad, porque el vendedor sabe que lo que comercializa lo cobra a crédito, que luego con esos valores podrá recuperarlo, contrariamente a lo que sucede con los cambios inflacionarios”.

Siguiendo esa lógica, el congelamiento brindó un beneficio a algunos empresarios del sector, pero lógicamente es preciso tener previsto el capital de trabajo necesario que va a tener que ser utilizado para reposición en el momento que el decreto deje de tener vigencia.

No obstante, un sondeo realizado por expendedores sin bandera del interior del país, concluyó que en numerosos establecimientos la venta con tarjeta de crédito estaba suspendida, mientras que en otros solo aceptaban débito.

Este problema se da a causa de la falta de abastecimiento de producto que sufren aquellas expendedoras de zonas alejadas de los centros urbanos que no consiguen producto ni precio conveniente luego de la modificación de las condiciones impuestas por el decreto y su enmienda posterior, con lo que, “el ciclo de venta y reposición está cortado”, expresaron los consultados.

Coment� la nota