Cómo estará la economía de los municipios

Una administración prolija, equilibrar la balanza de las cuentas con el aumento de tasas, el mantenimiento del empleo mediante la ejecución de obras públicas y una ayuda a las empresas, son las cuatro patas que de no asentarse pueden poner en jaque varias gestiones.
“El año 2009 viene con una situación bastante difícil para la provincia de Buenos Aires. Se ha notado mucho el gasto, más el déficit. Que se va a notar más por la coparticipación que tiene en la recaudación de la Nación en la que va haber una caída”, anticipa el economista Enrique Dentice.

En tanto el panorama de los municipios, no es el mismo en el interior que en el Conurbano. Los primeros tienen mucha dependencia de los recursos de Nación para realizar cualquier obra de infraestructura. Además la recaudación es muy baja, “se cobra muy poco en ellos, los impuestos inmobiliarios son casi inexistentes y tampoco están actualizados”, cuenta Dentice.

En tanto en el conurbano se perciben dos zonas muy distintas: “Hay administraciones muy saludables, estructuradas, que tienen saldos positivos y van a poder hacer por ejemplo obras públicas el año que viene sin necesidad de contar con Nación. Son muy pocos, San isidro, San Martín, Tigre”, detalla el licenciado. Mientras que en los otros se ven distintos niveles de dependencia.

La recaudación municipal está directamente ligada al nivel de actividad, al nivel de empleo y al cobro de salarios, ya que si no están cubiertas estas condiciones, los recursos reales para responder a las obligaciones fiscales desaparecen.

En el nivel de empleo porque hay que cobrar la tasa de seguridad e higiene a las empresas; y en el nivel urbano las de alumbrado, barrido y limpieza.

Estos tres elementos se conjugan: “Si las empresas tienen problemas financieros y están atravesando momentos de crisis entran en mora. Por otro lado vemos que el nivel de empleo este año tuvo un crecimiento cero, si comparamos la banda del tercer trimestre del 2007 y el 2008”, explica Dentice.

El desempleo en este momento está asociado a tres elementos: “la incertidumbre de las empresas con respecto a lo que a va pasar con la economía; costos laborales que no se están pudiendo compensar con la producción. Pero fundamentalmente porque muchas empresas ya no demandan mano de obra porque tienen altísima productividad”.

Y hoy “el principal problema que tiene nuestra economía es evitar la caída del empleo, a cualquier precio y cualquier costo”. En esta situación la generación de trabajo con el desarrollo de obra pública por parte de los Gobiernos nacional y locales, se vuelve una herramienta ineludible para sostener el nivel de actividad económica.

El 2008 se mostró “con subejecución, por eso en el 2009 hay plan de obra publica bastante fuerte y grande, que considero no se va a poder ejecutar completamente por la magnitud. Generaría aproximadamente unos 300 mil puestos de trabajo en el territorio nacional, que es el número que este año no creció”, explica el economista.

Y agregó respecto a los municipios que este plan “puede convenirle mucho siempre y cuando cumplan algunas condiciones básicas y sepan lo que tiene que hacer. Que tengan la capacidad para colocar las órdenes de compra o las licitaciones en tiempo y forma antes de que termine este ejercicio”.

Sumado a un nivel de planificación general, “más allá de un bacheo simple”, perspectiva que no suele ser clara cuando las comunas no cuentan con indicadores de gestión sobre los que evaluar su realidad y posibilidades.

Este plan va a ser una oportunidad para que “puedan generar el control activo de las obras que tienen y las que van a tener”. En el 2009 los municipios van a tener un rol protagónico, pero “va a ser difícil que acompañen a todos los planes, no todos están preparados para poder recibir”.

Por otra parte el aumento de tasas municipales no ampliara la caja porque “en muchos solo van a cubrir la diferencia de lo que se va a caer. Además algunos no han generado los ahorros correspondientes, ni les ha quedado saldos positivos”.

A esto se suma las variadas condiciones sociales que afrontan. Por ello “deberán ser altamente eficientes con el manejo de las obras públicas y del rol social”, opina Dentice.

Haciendo un paneo “el año que viene no va a ser caótico, pero si difícil, no porque vaya a haber una recesión muy fuerte, sino una desaceleración. Y estamos observando un aterrizaje suave, que implica si o si una tasa de desempleo del 8,3 con planes sociales incluidos, sino sería del 9”, vaticina el economista.

En síntesis, se trataría de un ciclo recesivo que necesita una buena administración para aprovechar los recursos, equilibrar la balanza de las cuentas con el ajuste de tasas, y mantener el empleo.

Esto va a requerir de “creatividad para encontrar soluciones en el momento preciso e inteligencia para tomar las decisiones que pueden ser duras pero necesarias, ya que no va haber situaciones cómodas ni en las empresas ni en los municipios”, concluye Enrique Dentice.

Comentá la nota