Cómo ven las elecciones los mendocinos

Cómo ven las elecciones los mendocinos
Un estado de situación del clima pre-electoral a un mes de los comicios legislativos. Qué piensan de ellos la gente, los candidatos y los partidos.
A poco más de un mes para las elecciones legislativas; veamos cómo van las cosas.

El pueblo no sabe de qué se trata pero mucho no lo quiere saber. La publicidad electoral empieza a cambiar, muy de a poco, lo que podríamos llamar un supino desconocimiento de la mayoría social acerca de qué tratan estas elecciones:

1) Los candidatos son poco conocidos. La cabeza de lista del PJ, Adolfo Bermejo, es conocido por 34% de los mendocinos (hace una semana lo conocía un 25%). El de la UCR, Ernesto Sanz, es conocido por 28% (una semana atrás, 18%). El senador nacional por el PD, Juan Carlos Aguinaga, es conocido por 21% (7 días atrás, 18%). El único candidato bien conocido es Omar De Marchi, porque tiene campañas anteriores y porque la actual se centra casi toda en él.

2) Muy pocos saben qué se elige. Sólo 26% de la población lo sabe bien. Un 24% no tiene la menor idea. Y 50% sólo lo sabe parcialmente (por ejemplo, saben que hay que votar para senadores pero ignoran que se votan concejales).

3) Expectativas electorales. Acá la cosa se pone más fea aún: 70% de los mendocinos cree que con estas elecciones no cambiará nada; 15% cree que algo cambiará... pero para peor. No existe prácticamente nadie con una expectativa favorable frente a los comicios. Esto, en principio, favorecería a la oposición, pero la crítica no parece ir sólo hacia el oficialismo sino hacia la política y los políticos en general.

Sumas y restas de cada partido. Las campañas no están claras en absoluto, tanto que en todos los partidos existen jefaturas o gabinetes de campaña que compiten entre sí.

El presupuesto del que partió cada partido para la campaña fue:

1) El PD comenzó enfatizando casi en exclusividad en la figura de De Marchi porque es el único conocido y posicionado. Mientras que el signo partidario "PD" hoy resulta indiferente, ni suma ni resta.

2) En la UCR se está haciendo lo mismo que hace dos años hizo el PJ: ocultar la sigla, reemplazándola por una confusa nomenclatura coalicionista o frentista. Es que hoy el signo "UCR" resta, mientras que lo único que suma es Julio Cobos.

3) En el PJ hoy, al revés de hace dos años, lo que suma es la sigla "PJ" (ella tiene un piso de votos de 20%, mientras que la UCR apenas 10%); la figura de Jaque parece restar, y los candidatos del PJ -igual que los de la UCR- por ahora aportan poco.

Caminatas para los que los miran por tevé. Todos los candidatos, en su desesperación por hacerse conocer rapidito, han adoptado el estilo de hacer caminatas por los barrios tratando de repetir el éxito que eso le ocasionara hace un par de años a Jaque. Pero ocurre que las caminatas sólo sirven si se empiezan un par de años antes y no sólo en épocas pre-electorales, que allí sólo sirven si una cámara de tevé las registra.

O sea, hoy todos hacen caminatas para que los vean por televisión, no para que los vean los vecinos que, en general, los reciben con una indiferencia amable que luego los candidatos venden como si los pocos que visitan, por mero oportunismo electoral, fueran sus fans que les indican que van ganando.

La comunicación tan temida. La publicidad influye, y cada día influirá más para hacer conocer las caras de los candidatos. En cambio, las ideas y propuestas cuentan poco, primero porque todos dicen obviedades y segundo porque -como al pastorcito mentiroso- si alguien dijera algo no obvio, la gente tampoco escucharía.

En cambio, sí influyen los golpes de efecto que llegan rápido a la gente a través de los medios y que pueden hacer bajar o subir puntos a uno u otro rápidamente:

1) Así ocurrió con los radicales cuando se publicó que el "Viti" Fayad comparó a Cobos con De la Rúa. Eso hizo bajar a la UCR porque para la gente tanto Cobos como Fayad son creíbles y si se enfrentan se perjudican las chances de la UCR.

2) Por el lado del PJ ocurrió cada vez que se recuerda que sus dos principales candidatos son intendentes que piensan dejar en su cargo a sus respectivos hermanos. Apenas los ciudadanos se enteran de eso, baja puntos el justicialismo.

Cobos versus Jaque, el duelo final. Tanto en el PJ como en la UCR se han dado cuenta de que con sus candidatos no alcanza.

Por eso los radicales, cuando descubrieron que no bastaba sacarse una foto con Cobos para que éste les transfiriera el prestigio, trajeron al mismísimo Cobos y le hicieron decir que quiere ser presidente en 2011 y que para eso necesita el apoyo de toda Mendoza.

En el PJ, Jaque parece creer que sus candidatos nunca alcanzarán el nivel de conocimiento necesario para ser votados, por eso -aún en contra de muchos- decidió salir él a la palestra (también cuando se dio cuenta de que muchos "compañeros" pensaban quedarse con la victoria si la lograban y culpar de la derrota a Jaque si no ganaban).

Lo concreto es que desde este fin de semana las cosas parecen haber vuelto a lo lógico, al sentido común: el gran debate electoral en Mendoza será entre Jaque y Cobos, a matar o morir. Porque gane o pierda uno u otro, Jaque seguirá siendo gobernador y Cobos vicepresidente, pero sólo uno tendrá futuro político y el otro deberá comenzar los trámites jubilatorios. Datos: Bollatti y Asociados

Comentá la nota