Cómo se destrabó la pelea

Para que ayer a la madrugada se alcanzara el acuerdo entre el Ejecutivo y el Suoem, la Provincia tuvo que asumir un rol protagónico.
La cúpula del sindicato sentó en la mesa a uno de sus letrados: el ex fiscal de Estado durante la gobernación de José Manuel de la Sota, Félix López Amaya, de mucha llegada al ministro de Justicia, Luis Angulo y al gobernador, Juan Schiaretti.

Por su parte, el municipio envió al asesor letrado, Carlos Varas, y al secretario de Gobierno, Guillermo Luque.

El encargado de mediar era el secretario de Trabajo, Omar Sereno. Sin embargo, hubo decenas de llamadas cruzadas entre Angulo, Schiaretti y el intendente Daniel Giacomino, con el objeto de ir destrabando el conflicto.

En todo momento Luque fue el más reacio a ceder. Alrededor de las 23 del miércoles la negociación parecía estancarse, pero luego de una llamada del ministro Angulo al celular de Giacomino, este dio orden de empezar a acercar las posiciones. El temor de todas las partes a que el enfrentamiento terminara en una muerte fue el motor de la conciliación.

Sin embargo, ese primer paso no significó una flexibilización de la negociación: cada ítem tirado sobre la mesa iniciaba una serie de llamados que también incluía al titular del Suoem, Rubén Daniele.

Cuando ya estaba cerrado el acuerdo sobre el monto que significaría la devolución de las bonificaciones y de una parte de las prolongaciones de jornada, comenzó un nuevo capítulo sobre la forma en que se aplicarían los descuentos y la discusión de un mecanismo para amortiguar el impacto del recorte en los salarios de julio.

Otra vez comenzaron las comunicaciones, de las que esta vez formó parte el gobernador Schiaretti, que consideraba innecesario que el acuerdo se malograra por una cifra cercana al medio millón de pesos y ofreció fondos.

Finalmente, Giacomino aceptó que era hora de terminar. El Suoem estuvo de acuerdo y se selló el preacuerdo a las 4 de ayer. A las 16, se ratificó, previa llamada del arzobispo Carlos Ñáñez al intendente y a Daniele para pedirles que esta pelea realmente tuviera fin ayer.

Comentá la nota