Cómo, cuánto y a quiénes alcanzarán los subsidios.

Se conocieron detalles sobre la iniciativa del gobierno bonaerense para atender la demanda local acerca del sostenimiento de los puestos de trabajo. Se pondrá en práctica en los próximos días dos medidas para enfrentar la crisis, reconvirtiendo planes de empleo para aplicarlos a mantener puestos de trabajo en empresas con problemas. También se ofrecerá una moratoria a firmas que adeudan multas por infracciones en materia laboral y de seguridad e higiene.
Se conocieron detalles de los programas de subsidios que la Provincia motorizará para sostener el empleo en aquellas firmas industriales que están atravesando una delicada situación de crisis.

En verdad no se trata de nuevas iniciativas, sino la toma de decisión del gobierno bonaerense para reorientar los fondos de planes para pagar parte de los salarios de firmas con problemas.

El funcionario bonaerense Alejandro Rossi, también parte integrante de la comisión de monitoreo de la crisis local, informó que “el Gobernador Scioli ha tomado la decisión de reorientar fondos de planes de creación de empleo para pagar parte de los salarios de empresas con problemas y ofrecerá una moratoria a las que adeuden multas por infracciones en materia laboral, seguridad e higiene”.

El estado bonaerense avanzará en la reestructuración de los Programas Bonus y Segunda oportunidad buscando incentivar la creación de nuevo empleo genuino, evitando también despidos y respaldando el mantenimiento de los puestos de trabajo, evaluándose un subsidio a la empresa en el monto de 600 pesos (hasta 2008 era de 200 ), más gastos de ART, durante 6 meses por cada trabajador contratado y la empresa se comprometerá a mantener una vez pasados los seis meses al 80 por ciento de los trabajadores.

Queda en claro entonces que para 2009 se permitirá a las empresas que demuestren haber sufrido pérdidas considerables por efecto de la crisis poder utilizar esos 600 pesos para trabajadores que ya estaban contratados, que “de no contar con un subsidio la empresa debería lamentablemente echar, de esta manera, lo que se busca es evitar cesantías, además de generar nuevos puestos de trabajo”, explicó Rossi.

En otro orden, en al ámbito del Ministerio de Trabajo de la Nación la Mesa de Monitoreo local de crisis viene buscando generar un canal fluido para la correcta aplicación del “Programa de reconversión y recuperación productiva”, que junto a la Provincia, los sindicatos y las cámaras sectoriales pueda permitir acceder a este programa a empresas que acrediten la situación de crisis que atraviesan, estipulando las acciones que piensan desarrollar para la recuperación y comprometerse a no despedir personal.

En tal sentido, “contaremos para la reunión del lunes próximo del Comité de monitoreo local de crisis en la Cámara empresaria convocada para las 10 de mayores precisiones de ciertas facilidades para el ingreso a este programa nacional, fruto del invalorable aporte que hemos recibido del Director Nacional de Relaciones Federales, contador Sergio Paz, que en el curso de esta semana se mostró proclive a acceder a un análisis pormenorizado y flexible de cada uno de los casos provenientes desde nuestra ciudad, para una ejecutividad y operatividad que beneficiará al conjunto de trabajadores, empresas y sindicatos por igual”.

Nacidos en su momento para crear nuevas fuentes laborales, los programas provinciales Bonus y Segunda Oportunidad serán reconvertidos para intentar evitar cesantías.

Se detalla de información del diario capitalino La Nación, que los planes Bonus (para jóvenes de entre 18 y 25 años) y Segunda Oportunidad (que apuntaba a trabajadores con experiencia despedidos) fueron ideados tras la crisis de 2001 para reconstituir el empleo y enfrentar los altos índices de desocupación.

Se trata de becas de capacitación de 6 meses de duración en empresas a las que el Estado les provee un ingreso de 200 pesos y la cobertura de riesgos del trabajo. Pasado el lapso de prueba, las firmas se comprometen a incorporar, como mínimo, al 80 por ciento de los operarios capacitados.

En 2008 la provincia habilitó casi 7000 de estos planes, que, hasta el momento, representan 3400 nuevos puestos de trabajo, según informaron voceros del gobierno provincial. En total se invirtieron 9 millones de pesos.

Pese a que dicha opción seguirá vigente, ahora la Provincia reorientará esos planes para que también sirvan al fin de sostener las fuentes de trabajo en empresas que acrediten dificultades.

LAS PRESENTACIONES

Según lo informado por voceros de la cartera conducida por Oscar Cuartango, de las casi 70 empresas que se presentaron ante los funcionarios provinciales, apenas 16 tienen abierto el procedimiento preventivo. Hace un mes, la cartera laboral puso en marcha un observatorio que integraba información de 46 delegaciones de distintos puntos de la provincia para seguir de cerca las consecuencias de la crisis.

Desde la información capitalina, se toma a Tandil como uno de los distritos que ya se ha anticipado a la posibilidad de obtener estos programas.

Sobre nuestra ciudad, se estimó que se podrían solicitar, sólo en ese distrito, unos 2000 subsidios, tal como señaló el titular de la Asociación de Pequeñas y Medianas empresas de Tandil (Apymet), Omar Farah, que integra un comité de crisis conformado a nivel local.

Según un informe elaborado por la Universidad del Centro (Unicen), el 15 por ciento de las empresas de la región ya despidió empleados y un 17 por ciento decidió adelantarles vacaciones para reducir costos.

Deudas condonadas

Asimismo se informó que el plan de regularización para empresas en infracción, que entrará en vigor a partir del mes próximo, incluirá quitas de intereses de hasta un 70 por ciento. Según voceros, se pedirá como requisito el reconocimiento de la deuda y la actualización de domicilio fiscal.

Los registros del gobierno provincial indican que de las 850.000 empresas empadronadas, unas 13.500 mantienen deudas por infracciones derivadas de irregularidades -como empleados en negro o falta de descanso de choferes de colectivos- y deficiencias de seguridad e higiene. La sola inscripción implica una reducción de intereses del 50 por ciento. Si el saldo restante se afronta en un pago, es posible reducir otro 40 por ciento. Esto implica, en total, una quita del 70 por ciento de los punitorios.

Comentá la nota