Cómo Córdoba subsidia a Anses y debe esperar por fondos de la Caja

Según el economista Rogelio Frigerio, para subsidiar al organismo previsional nacional, Córdoba aportará 2.200 millones de pesos este año, el triple de los más de 700 millones que la Nación se comprometió a enviar a la Caja de Jubilaciones.
Mientras la Provincia reza para que la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) le envíe los fondos que le adeuda para sostener el déficit de la Caja de Jubilaciones y así acabar con los conflictos gremiales que jaquearon ayer la capital (ver página 2 y 3), la realidad indica que el gobernador Juan Schiaretti no debería tener estos problemas de gestión, ya que el organismo previsional argentino se financia con fondos cordobeses que podrían cubrir hasta tres veces dicho pago.

El dato surge de una exposición brindada ayer por el economista Rogelio Frigerio en el marco de un evento organizado por el Banco de Córdoba. Puntualmente, el titular de la consultora Economía & Regiones, señaló que en 2009 Córdoba terminará subsidiando a la Anses por 2.200 millones de pesos, una cifra que triplica los más de 700 millones que forman parte del acuerdo firmado entre la Casa de las Tejas y la Nación para ayudar a mantener estables las arcas del órgano previsional cordobés.

Debe recordarse en este marco que en la década de los ‘90 el Estado nacional decidió reformar el régimen jubilatorio y por esa razón se les solicitó asistencia a las provincias que cedieron parte de lo que recibían por coparticipación. No obstante, a partir de 2003 la recuperación económica del país más la estatización de los fondos de las AFJP hizo que la Anses tuviera superávit, incluyendo los aportes de las provincias, a esta altura innecesarios. "De este modo, actualmente las provincias están financiando superávit. Mientras tanto, la Anses les presta su propio dinero con intereses altos para que hagan obras", resumió Frigerio. En total, entre 2002 y 2009 el conjunto de las provincias cedieron 130.000 millones de pesos a favor de la Anses.

Sin embargo, este no es el único agujero por el que la jurisdicción mediterránea pierde dinero. Las retenciones, por caso, además de no ser coparticipables, generan que disminuya la base imponible del Impuesto a las Ganancias, un tributo que forma parte de los fondos que se transfieren automáticamente. Concretamente, para Córdoba el costo es de 200 millones.

En tanto, la no coparticipación del Impuesto al Cheque genera que las arcas provinciales no se nutran de más de 600 millones de pesos y la falta de cumplimiento de la disposición que obliga a que el 34 por ciento de la recaudación nacional se coparticipe hizo perder a Córdoba entre 2002 y 2009 ingresos por 1.600 millones de pesos.

Asimismo, la AFIP se financia actualmente con el 2 por ciento de la recaudación neta de aportes provinciales. Esto significa sólo en este año 4.200 millones de pesos del total de las jurisdicciones, de los cuales 200 millones son cordobeses.

Deterioro del federalismo

Según el análisis de Frigerio, la situación que sufre Córdoba es la que viven también el resto de las provincias, producto de la apropiación deliberada de fondos por parte del Estado nacional. Por caso, citó el ejemplo de las retenciones y el Impuesto al Cheque, dos tributos que no se coparticipan y que si no existieran, la Casa Rosada no tendría superávit.

"El motivo no es que tengan diferentes calidades de gestión, sino que uno y otros niveles de gobierno no se apropiaron de igual modo de los beneficios fiscales de la post convertibilidad", expresó Frigerio. Por esa razón concluyó que "si no se modifica de ‘cuajo’ (sic) el actual sistema de federalismo fiscal, las provincias están condenadas al déficit y a la dependencia del poder central".

Comentá la nota