Cómo contrarrestar la falta de enfermeros

Este déficit, que es uno de los más importantes del sistema sanitario a nivel nacional, también se advierte en Junín. Cuáles son las causas y de qué manera se está trabajando para lograr remediarlo.
La escasez de personal en enfermería es uno de los principales problemas del sistema de salud argentino. Mientras las organizaciones mundiales especializadas analizan que la proporción deseable debería ser de al menos tres enfermeros por médico, en nuestro país ocurre lo contrario: hay casi dos médicos por enfermero.

En este sentido, en Junín se observa un panorama similar. Aunque la relación quizás no sea tan crítica, lo cierto es que, al igual que sucede a nivel nacional, la ciudad muestra una carencia de personal de enfermería.

Concretamente, en el hospital "Abraham Piñeyro", hoy hay trabajando 102 enfermeros, y entre 150 y 160 médicos, según cuenta su director, Claudio Ricasoli.

De acuerdo a la opinión de la licenciada Nélida Yaryour, coordinadora de la carrera de enfermería en la UNNOBA, "en Junín andamos más o menos en el mismo promedio, porque si bien hay gente que se recibe, son los que cubren a los que se van".

En cambio, para Héctor Azil, secretario general de la filial Junín de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad, éste "es un lugar de concentración de servicios de salud, y la relación no es la misma que a nivel nacional: aquí hay claramente más enfermeras que médicos".

No obstante, agrega que "la falta de personal de enfermería es un problema casi mundial, todos recordamos que hace algunos años salían avisos publicitarios en Argentina pidiendo enfermeros para España".

Las causas

La falta de reconocimiento profesional, los bajos salarios y las cuestiones de insalubridad figuran al tope de la lista de motivos por los cuales se ha llegado a esta situación. La función del personal de enfermería es de suma importancia en el engranaje sanitario, porque, además de colaborar con el médico, es quien sostiene al paciente, lo cuida, lo higieniza y hasta contiene a su familia.

Yaryour señala que "la carrera de enfermería no es muy valorizada, no tiene el prestigio social que tienen medicina, abogacía o psicología, que son opciones que cuentan con más recursos de los que el país necesita, pero son las que generalmente prefieren los jóvenes. No se elige porque sí, y si buscamos una carrera que tenga una rápida salida laboral, es enfermería. Casi todos los alumnos de segundo y tercer año de la universidad están trabajando en pasantías, porque falta personal. En un cálculo ‘pobre’ faltan 50 mil enfermeros en el país, y en una estimación un poco más justa, alrededor de 80 mil".

Como resultado de la merma en cantidad de enfermeros, la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI) estimó que el personal de enfermería tiene una edad promedio de 50 años, por lo que dentro de cinco años, el 40 por ciento se jubilará.

Desde la óptica de Ricasoli "hay una clara falta de vocación, y es un rubro en el que la demanda supera ampliamente a la oferta, entonces, por más que yo tuviera varios puestos para cubrir, si salieran los nombramientos, no hay personal disponible".

Coincidentemente, Azil asegura que "la enfermería es una carrera de vocación; más allá de que lógicamente deban tener su trabajo recompensado y nosotros abogamos permanentemente por eso, hay una vocación de servicio y no cualquiera puede cumplir con ella. Requiere de una voluntad muy especial".

Las carreras

Es posible que este panorama haga que la carrera no sea del todo atractiva. Según datos del año pasado de universidades nacionales y de la Asociación de Escuelas Universitarias de Enfermería de la República Argentina (AEUERA), en total hay un 67 por ciento de deserción de estudiantes en todo el país. Además, el 85 por ciento de quienes eligen esta profesión son mujeres.

En este contexto, en septiembre de 2008 se presentó el Plan Nacional de Desarrollo de la Enfermería, con el que se aspiraba a sumar 45 mil nuevos enfermeros profesionales. En Junín, hay más de una opción para seguir esta carrera.

Por un lado, puede hacerse en la UNNOBA. Yaryour explica que "después de los tres primeros años obtienen el título de enfermero universitario; con un año y medio más y la tesina, completan la licenciatura".

Además, se está llevando a cabo una articulación a ciclo cerrado donde se les brinda la posibilidad a enfermeros egresados de escuela superior, que puedan hacer una complementación curricular para obtener la licenciatura.

"Ahora tenemos más de 50 inscriptos en la carrera -puntualiza la coordinadora-, pero algunos cursan todas las materias, otros sólo algunas, por lo que hay unos 35 ó 40 que siguen el plan curricular completo, y en la articulación hay 17".

En estos días ya está abierta la inscripción en la UNNOBA para los interesados en seguir esta carrera, "que tiene una gran salida laboral", insiste Yaryour.

Otro lugar en donde también se dicta la tecnicatura es en la Escuela de Enfermería Eva Perón, dependiente de la Región Sanitaria III. Ricasoli destaca que "hay más de 70 inscriptos de toda la región, y en dos años ya vamos a tener egresados".

Comentá la nota