Como castigo, Japón prohibió todas las exportaciones a Corea del Norte.

Tokio decidió hoy prohibir todas las exportaciones a Pyongyang y restringir los viajes entre los dos países en represalia por la segunda prueba nuclear que el régimen comunista de Pyongyang llevó a cabo en mayo.
La decisión del gobierno japonés de suspender las exportaciones a Corea del Norte significa una medida unilateral de castigo a la escalada de provocaciones que llevó adelante las últimas semanas el régimen comunista.

El gobierno de Tokio también prohibió el reingreso al país de los ciudadanos extranjeros residentes en Japón y de las tripulaciones de barcos extranjeros que violen las restricciones aplicadas al comercio y a las transferencias de dinero en virtud de la Ley de Control de Divisas.

Japón ya había restringido las transferencias de fondos a Corea del Norte a raíz del lanzamiento de un misil norcoreano de largo alcance, el pasado 5 de abril.

Mientras tanto, el régimen comunista mantiene una actitud de confrontación y ruptura de las conversaciones de paz. En el plazo de dos semanas lanzó seis misiles, y amenazó con "atacar sin piedad" en caso de recibir un ataque por su vecino, Corea del Sur.

Comentá la nota