Como CFK, Berlusconi pide a los italianos que consuman

"Si escondiéramos el dinero bajo el colchón, habría una crisis profundísima y regresaríamos a 1929", opinó el primer ministro italiano.
El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, propuso que nadie en el mundo esconda el dinero bajo sus colchones como medida efectiva para evitar que la gente se vea afectada por una crisis económica tan profunda como la de 1929.

La magnitud del problema "depende mucho de lo que hagamos, porque si bajáramos la cabeza y dijéramos basta, estamos en crisis, no consumimos más", advirtió, al tiempo que puntualizó que "si escondiéramos el dinero bajo el colchón, habría una crisis profundísima y regresaríamos a 1929".

"Hay gente que incluso dice que no debemos fiarnos de los bancos. Si todos hiciéramos así...", ironizó Berlusconi en Roma, durante un acto oficial de los Carabinieri (Policía militarizada).

El primer ministro de Italia, país que ostenta la Presidencia de turno del G8 y que los próximos 13 y 14 de febrero acogerá la reunión de los responsables de Economía del G7 -siete mayores potencias mundiales-, tiene muy clara la solución a la crisis económica internacional: no reducir el consumo.

Berlusconi anima a los funcionarios públicos, cuyo puesto de trabajo no peligra por la crisis, a no cambiar de hábitos de consumo, un mensaje que dirige también a los ciudadanos de Italia en la medida que cada uno de ellos pueda.

"Sigo lanzando este mensaje a los italianos: no cambien de estilo de vida si pueden", apuntó el mandatario.

El primer ministro italiano cree que el hecho de ser optimista ante una salida de la crisis no significa ser menos realista, ya que tanto las autoridades de Italia como las del resto de países miembros de la Unión Europea (UE) trabajan para afrontar de manera coordinada la actual coyuntura.

EL MISMO ARGUMENTO. La semana pasada, la presidenta Cristina Kirchner insistió en la misma línea argumentativa que manifestaron Lula Da Silva y otros presidentes en todo el mundo, frente al impacto de la crisis financiera internacional sobre las economías locales.

"A los consumidores quiero decirles que, si tienen miedo o están pensando (en definir la compra de algún producto) por el riesgo a perder el trabajo, si no consumen van a terminar perdiendo el trabajo", manifestó la jefe de Estado.

El pedido de mayor consumo de los sectores con poder adquisitivo, destacó, es para evitar "la profecía autocumplida".

Comentá la nota