¿Cómo actúa la mafia del alcohol en Neuquén?

La Municipalidad no se cansa de decomisar grandes cantidades de bebidas alcohólicas. Algunos "empresarios" saben que aunque les cierren locales y paguen multas, el negocio es muy redituable.
Cuánto dinero se puede ganar vendiendo alcohol "trucho" en Neuquén?. Muchísimo más de lo que uno piensa.

El domingo, un grupo de inspectores de la Municipalidad local clausuró un local ubicado en la calle Primeros Pobladores al 900, y secuestró cerca de 1.400 litros de bebidas alcohólicas que se vendían en forma irregular.

El procedimiento se llevó a cabo luego de una minuciosa tarea de investigación, luego de que los inspectores recibiera el dato de un informante sobre la existencia de un negocio que no tenía licencia comercial, pero que se dedicaba a la venta de alcohol.

Al llegar al lugar, los municipales constataron que el encargado era un "viejo conocido". Se trata de una persona que actuaría como testaferro de un comerciante también reconocido de la ciudad, pero al que no se le puede probar este vínculo.

Fuentes vinculadas a la investigación explicaron a periodistas de este diario en qué consiste el negocio o la "mafia del alcohol".

En primer lugar se trata de encontrar un lugar lo más amplio posible y que no llame la atención de los inspectores municipales. Se hacen los contactos con las distribuidoras y la "promoción" necesaria en la noche neuquina. En pocos días, el negocio comienza a caminar sobre ruedas hasta llegar al punto de mayor ventas.

Estiman los pesquisas que por semana, llegan a vender un camión completo de cervezas y vino, con un valor aproximado a los 15.000 pesos.

De esos productos, al no pagar licencia comercial ni ningún otro tipo de impuestos, el costo es de aproximadamente 25 por ciento.

"Si tenemos en cuenta que puede llegar a facturar 60.000 pesos mensuales (sólo en un local) limpios le pueden llegar a quedar 40.000 pesos, pagando el alquiler y el sueldo de uno o dos encargados", confió la fuente.

La posibilidad de una clausura no preocupa a quienes se dedican a comercializar el alcohol trucho, ya que el encargado siempre asegura "no conocer" al dueño que lo contrató como encargado.

"A los pocos días, vuelven a alquilar otro local en otro punto de la ciudad y hasta que los delatan, facturan dos o tres meses completos", reconoció uno de los investigadores.

Se estima que en todos los barrios de la ciudad se vende alcohol en forma clandestina. Algunos lo hacen a menor escala, en casas de familia o pequeños locales. Otros, como el caso que se menciona en esta nota, llegan a hacer un gran y redituable negocio, como lo hacía la mafia, durante los años de la ley seca, en Estados Unidos.

Comentá la nota