La comitiva santafesina calificó como "positiva" la reunión con Randazzo

Asi lo hicieron el ministro de Gobierno de la provincia y el intendente de Rosario, quienes formaron parte del grupo de representantes de Santa Fe que se presentó a la mesa de diálogo convocada por el ministro del Interior. Ambos funcionarios dejaron en claro que la reunión transcurrió por los carriles normales y que se fijó un cronograma de actividades pero insistieron en la necesidad de discutir sobre la agenda social.
El ministro de Gobierno de la provincia de Santa Fe, Antonio Bonfatti, y el intendente de Rosario, Miguel Lifschitz, que concurrieron al encuentro de ayer en representación del Frente Progresista Cívico y Social y el Partido Socialista, se mostraron conforme con lo dialogado entre los referentes de la oposición y el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

En primera instancia, Miguel Lifschitz recordó que se trata de la "primera reunión después de casi siete años que no se convocaba a los partidos políticos", lo que es igual que mencionar que el matrimonio Kirchner nunca invitó a los representantes de partidos contrarios a sentarse en una mesa de negociaciones. Por ello indicó que "hubo, por parte de todos (los presentes ayer), un reconocimiento de que, después de las elecciones, los que tenían el poder tienen un poquito menos de poder", en referencia al resultado que arrojaron los comicios que determinaron la derrota de la presidenta y su marido.

En el mismo sentido calificó al cónclave como "positivo" y destacó que en el mismo se dialogó sobre otros temas, además del eje establecido por la Casa Rosada, centrado en la reforma política. Según dijo, los asistentes "coincidimos todos que si bien es un tema importante que debe abordarse, hay otros temas de agenda, fundamentalmente social, que tienen prioridad también".

Sobre este punto coincidió el ministro del Gabinete provincial, quien no sólo volvió a calificar de "positiva" a la convocatoria en sí misma, sino que agregó que esa característica seguirá sirviendo "en la medida en que siga a delante y tengamos agenda abierta para otros temas". De este modo, Bonfatti estableció que de cerrarse la mesa, lo logrado ayer no tendría sentido alguno.

En cuanto a las modificaciones al sistema electoral, el jefe del Ejecutivo de la sureña ciudad citó que "todos coincidimos en que es un tema importante y que tenemos que abordarlo", para lo cual "se estableció un cronograma para que en uno o dos meses se pueda llegar a una propuesta consensuada".

Al respecto, el funcionario fuerte del gobernador Binner agregó que debería establecerse "una agenda importante" y bregó porque "logremos un acuerdo nacional para los grandes temas", no sólo para las modificaciones del sistema electoral. En ese sentido mencionó que pudo observar entre los presentes "el ánimo de abordar otros temas a partir de otras instancias".

Por otra parte, el intendente fue consultado sobre el espíritu que primó ayer, frente a la posibilidad de que el Gobierno Nacional se limite a convocar aunque luego haga oídos sordos a lo propuesto. Según dijo, "cuando uno va a una mesa de diálogo siempre tiene que ir con confianza". Si bien asumió que los integrantes de la oposición "no somos ingenuos" y "que conocemos las características de este Gobierno de escaso diálogo no sólo con los sectores políticos sino con la sociedad en general" pidió que se tenga en cuenta que "las realidades cambian y que hoy las elecciones terminaron por lo que la sociedad pide que haya diálogo".

"Este gobierno no se ha caracterizado por la escucha atenta a las demandas ciudadanas pero esperamos que esta apertura abra un escenario distinto" dijo. Además agregó que se hace "evidente no se puede pretender abrir instancias de diálogo para ni escuchar ni responder a los que se sientan a esa mesa".

Coparticipación

Bonfatti mencionó esta mañana que también se hizo referencia en el encuentro a la posibilidad de modificar la actual ley de coparticipación que tanto perjudica a la mayoría de las provincias argentinas, en beneficio de unas pocas. Si bien este es un tema que suscita roces desde hace tiempo entre los diferentes estados, el ministro comunicó que Santa Fe aprovechó la oportunidad para dejar sentado un planteo formal.

Según dijo, se subrayó la posibilidad de que "se vuelva a la ley original sin todos los retoques" que se hicieron después. En ese sentido señaló que a todos los gobernadores les urge esta necesidad "porque las realidades sociales de la República Argentina son iguales" en medio de esta crisis financiera internacional que se atraviesa, a la que nuestro país debe sumar el conflicto entre campo y Gobierno y el marcado descenso en los números de la economía como consecuencia de la paralización de actividades por la pandemia de Gripe A.

Comentá la nota