La comitiva oficial de Cristina incluirá a opositores y a la Corte

La comitiva oficial de Cristina incluirá a opositores y a la Corte
La Presidenta cambió su criterio inicial, de acotar la lista de viajeros, y terminó sumando un amplio espectro. También habrá sindicalistas oficialistas. Gestos componedores del Ejecutivo.

El Gobierno nacional decidió darle carácter de Estado a la comitiva oficial que acompañará a la presidenta Cristina Fernández a la ceremonia formal de asunción de Jorge Bergoglio como el papa Francisco, el martes próximo en 
Roma.

Fuentes gubernamentales dijeron que después de evaluarse inicialmente la conformación de una comitiva pequeña, la Presidenta se inclinó por ampliarla con la participación también de legisladores de la oposición.

De este modo, la comitiva oficial que estará junto a Cristina Fernández, quien viajaría el domingo hacia Roma, la integrarán nueve personas representantes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, además de jerarcas de la Iglesia Católica y dirigentes de la CGT afín al Gobierno.

El secretario de Comunicación de la Casa Rosada, Alfredo Scoccimarro, confirmó que la jefa de Estado participará de la ceremonia en El Vaticano junto al canciller Héctor Timerman; el titular de la Cámara de Diputados, el kirchnerista Julián Domínguez, y el diputado radical Ricardo Alfonsín, en su condición de vicepresidente primero de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja.

También mencionó al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, aunque la vocera del organismo dijo que el juez viajará por su cuenta, en vuelo de línea comercial.

Además, serán de la partida los presidentes de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, y de la Comisión de Pastoral Social, Carlos Acaputo, como los sindicalistas de la CGT oficialista, su titular Antonio Caló, el taxista Omar Viviani y el portuario Omar Suárez.

La decisión de jerarquizar la comitiva oficial (Cristina había asistido sólo junto al entonces presidente Néstor Kirchner a la asunción de Benedicto XVI en 2005; los ex Carlos Menem y Eduardo Duhalde lo hicieron por las suyas) es interpretada como otra señal aparentemente componedora de parte de la jefa de Estado hacia el hoy papa Francisco.

Esta movida se registra después de los fuertes choques públicos sostenidos durante la última década, cuando Bergoglio era el jefe de la Iglesia Católica argentina y cuestionaba políticas oficiales.

El Senado, a su vez, decidió enviar por su cuenta a una delegación integrada por los oficialistas Aníbal Fernández y Mario Colazo; los radicales José Cano, jefe del bloque, y Juan Carlos Marino, vice de la cámara alta; los peronistas disidentes Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso, y el socialista Rubén Giustiniani por el FAP. También viajará el senador Luis Juez (Frente Cívico), quien de este modo sería el único legislador cordobés presente en la ceremonia religiosa.

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, será otro de los que estarán presentes en la ceremonia. Sin integrar la comitiva oficial, Mauricio Macri, de estrecha cercanía con Bergoglio (vetó la ley sobre despenalización del aborto sancionada por la Legislatura, a pedido de las organizaciones católicas), viajará desde Panamá después de asistir a la asamblea anual del BID.

Otro gobernante de diálogo con Bergoglio, Daniel Scioli, descartó su presencia (“es una cuestión institucional”), pero adelantó que seguramente se reunirá con el Papa en junio cuando presida en Río de Janeiro el Congreso Eucarístico de la Juventud. “Scioli es muy amigo de Bergoglio”, se encargó de destacar el director de Culto bonaerense, Enrique Moltoni.

Scioli, sin embargo, tuvo ayer conceptos hacia Bergoglio que remarcaron sus diferencias con los Kirchner. En ese sentido, el gobernador bonaerense destacó en declaraciones periodísticas su condición de “líder” y promotor de “los valores del diálogo social, la convivencia y la inclusión social”, como su “compromiso con los más desprotegidos”.

La aparente actitud componedora de la Presidenta tuvo, no obstante, señales en contrario desde el kirchnerismo duro. Ayer, cuando la Legislatura porteña se aprestaba a aprobar una declaración de beneplácito por la elección del primer Papa argentino, el jefe del bloque del Frente para la Victoria, el camporista Juan Cabandié, dispuso el retiro de los legisladores kirchneristas del recinto.

Ironía de Micheli. El titular de la CTA disidente, Pablo Micheli, valoró la elección de Bergoglio al afirmar: “Tenemos a Messi y el Papa es argentino. Nos falta un Gobierno nacional y popular”.

La asunción, en pantalla y frente al Obelisco

En directo. La ceremonia de asunción del papa Francisco se transmitirá el martes en directo a través de pantallas gigantes de televisión instaladas frente al Obelisco, en el cruce de las avenidas 9 de Julio y Corrientes, informó el Arzobispado de Buenos Aires. La transmisión desde Plaza San Pedro del Vaticano comenzará a las 4 hora argentina, aunque la celebración eucarística está prevista para las 6.

Vigilia. El lunes, jóvenes realizarán una vigilia de oración por el Pontífice desde las 20.30 en templos porteños, para luego dirigirse en procesión hasta la Plaza de la República, donde esperarán la transmisión.

Coment� la nota