"El Comité no funciona como corresponde"

El dirigente radical Alfredo Elli confirmó la decisión a EL CIVISMO: habrá contienda interna con el sector que hoy preside al Comité para determinar candidatos a concejales y consejeros escolares. "Hay quienes dicen que nos apoya Juárez, pero no es así", dijo Elli.
Contrarreloj por el proyecto oficial de adelantamiento de las elecciones, los radicales de Luján transitan un camino sin retorno hacia una interna para definir sus candidatos a concejales y consejeros escolares.

Mientras el sector del presidente de la Unión Cívica Radical local Luis Zanazzi avanzaba en acuerdos electorales con el ARI, la Convergencia Federal y el Partido Socialista, surgió un frente de conflicto que terminaría en las urnas.

El sector interno representado por Alfredo Elli, Manolo Pérez, Nélida "Pelusa" Martinelli y "Cacho" González rompió filas y en estos días confecciona una nómina de candidatos para pelear las futuras candidaturas.

EL CIVISMO dialogó con el dirigente Elli, quien explicó las razones de una medida que moviliza a parte del tablero político opositor.

- ¿Cómo se llega a esta instancia de interna?

- "El Comité estaba muy desvalorizado por las barbaridades del radicalismo y la vergüenza de la escisión interna en distintas expresiones. Todos los radicales que no sacamos el pie del plato y que siempre fuimos radicales entendimos que la mejor manera de recuperar al partido y sus conceptos eran sumando en una lista de integración. Entendíamos que en su momento se peleaba por la democracia y ahora había que pelear por la institucionalidad y el orden. Así nació la alianza dentro de la UCR, pero el dinamismo no se dio. No tenemos un presidente de consenso. Y el presidente actual, tal vez por su juventud, su inexperiencia o por dejarse llevar, no hizo funcionar al Comité como correspondía".

- ¿Qué ejemplos de mal manejo podría señalar?

- En ocho meses de gestión sólo se hicieron tres plenarios. Y la Mesa de Conducción nunca se reunió y no se nos participó de los sectores internos que participamos en el partido. Es evidente nuestra diferencia de métodos. Y no podemos seguir escondiéndonos en los errores de los que estuvieron. Tampoco podemos hablar de cambio generacional, porque afiliados de entre 18 y 30 años son poco más de 300. La renovación la tienen que hacer los que estuvieron dentro del partido con convicción y ejercicio partidario.

- ¿Cómo influyó en la decisión de presentarse para la interna el avance de acuerdos entre la UCR, el ARI, la gente que era de Recrear y el socialismo?

- Ese condimento a lo mejor generó el detonante. Nosotros no tenemos problemas de acuerdos políticos, pero pertenecemos a un partido, con autoridades nacionales y provinciales. Los presidentes y las mesas directivas trabajan ad referéndum de las posiciones que adoptan las convenciones. Hoy nuestras autoridades nacionales y provinciales están hablando de tener acercamientos con distintos partidos políticos para analizar coincidencias, no hay órdenes para cerrar acuerdos. Diferente sería con el socialismo, con quienes nos sentimos primos hermanos por compartir una posición progresista. No podemos decir lo mismo del GEN o el ARI. Ellos no tienen una organicidad política y sólo están bajo el paraguas de la Coalición Cívica, sin menospreciar a Carrió o Stolbizer.

- ¿Cómo piensa que toma el afiliado radical esta instancia interna? ¿Cree que tiene ganas de participar?

- Antes de empezar la interna caminamos los barrios, los pueblos y vemos realidades que nos llaman la atención. Por ejemplo, nos dicen que los radicales están llegando a su casa por primera vez. Y cuando le hablamos de la interna aseguran que no participarían para que las decisiones las sigan digitando. Pero a ellos les explicamos que nosotros decimos basta, porque queremos mostrar algo distinto. A la gente le decimos que ahora sabrán a quién putear o a quién aplaudir.

- ¿Ustedes están abiertos al diálogo con el sector de Juan Carlos Juárez?

- Primero tenemos que ganar la interna. Segundo, respetar los lineamientos que baje la convención nacional y la provincial. Juan Carlos Juárez es un sector que para mí puede ser como la Unión Vecinal. Si el lineamiento es trabajar con representatividad de grupo, tenemos que charlar con todos. Pero charlar con Juárez no significa volver con él o abrirle la puerta sin que haga un mea culpa de seguir siendo radical.

- ¿Qué opinión le merece la denuncia sobre un hecho corrupto que apunta a la figura de Juárez?

- Estoy al tanto de la denuncia y desgraciadamente hay miserias de todos lados. Hoy se está diciendo que esa miseria también es parte nuestra. Nosotros no tenemos nada que ver. Juárez se fue del radicalismo en 2007 y censuramos las cosas que hoy podría estar haciendo. Sabemos que hay quienes dicen que a nosotros nos está apoyando Juárez, pero no es así. Sólo nos diferenciamos de la conducción del partido. Y nos sentimos la polea de trasmisión entre el pueblo y el Estado.

Comentá la nota