Comité de Cuenca del Río Areco

Tras el gran trabajo que hizo la Comisión de Saneamiento del Río Areco, que se llega a la conclusión de que la gran problemática es su contaminación.
El Director de Producción, Medio Ambiente y Bromatología, ingeniero Osvaldo Bianco, manifestó que “la causa principal comprobada es el vertido de residuos cloacales en crudo o con tratamiento insuficiente, común en toda la provincia de Buenos Aires con plantas instaladas en las décadas del 60, 70 y 80, superadas por el aumento poblacional. Es un problema de números, ya que están diseñadas para un volumen y ahora están excedidas en un 50% o más o sin el mantenimiento necesario”.

Un problema de difícil solución es la economía de las Municipalidades, lo que obliga a que toda mejora, ampliación o nueva planta deba contar con apoyo de la Provincia o de la Nación.

Esta situación indujo al Comité de Cuenca del Río Areco, que integran los distritos por los que atraviesa y que se reúne mensualmente y en el que participa el ingeniero Bianco, a encarar una acción conjunta para lograr una financiación para todas las plantas y bajar así el grado de contaminación reinante.

Por otra parte, se cuenta con el apoyo necesario y obligado de la Autoridad del Agua, que es el único ente que puede hacer análisis para tener el respaldo científico que se vuelca en un documento que justifique la solicitud de la financiación mencionada.

Bianco reconoció que la Intendente Estela Lennon es las más preocupada -San Antonio de Areco es la única ciudad por la que atraviesa el río- y brinda todo el apoyo personal e institucional.

Una buena noticia es que el trabajo del Comité ha sido bien acogido en esferas superiores de gobierno, a lo que se suma que la planta de Que Rico S. A., que fue el detonante de esta situación, está virtualmente sin movimiento desde hace mucho tiempo.

Mientras tanto, la Municipalidad, a través de sus áreas técnicas, continúa haciendo análisis del agua del río. Los parámetros se mantienen estables y las empresas que están aguas arriba cumplen con las normativas e incluso han realizado en algunos casos inversiones importantes.

No se conoce que haya metales pesados que quizás existan aguas abajo. Sí se puede comprobar que las últimas lluvias han contribuido a una mayor dilución de los contaminantes.

Tampoco se ha detectado contaminación por agroquímicos, que exigiría análisis más complejos y lo que es un tema de una vieja discusión aunque los últimos estudios no dieron indicios peligrosos.

Por otra parte, durante la temporada estival mucha gente hizo caso omiso de la prohibición de ingresar al río pero no se reportó ningún problema de salud.

Lo cierto es que el hecho de que el Comité de Cuenca funcione con regularidad y eficiencia es una buena noticia. Ahora se esperan los resultados.

Comentá la nota