El Comité de crisis decide hoy si suspenden las clases

El Comité de crisis decide hoy si suspenden las clases
La ministra Ocaña propone cerrar los colegios para evitar contagios. Massa, en campaña, está en contra. Tedesco acepta lo que digan los técnicos.
En el Gobierno no hay una posición uniforme sobre la posibilidad de suspender las clases o adelantar las vacaciones de invierno a partir del incremento de casos de gripe A, una enfermedad que hasta ahora afecta a 147 personas y que obligó a cerrar más de treinta colegios en la ciudad y el norte de la provincia de Buenos Aires. La cuestión se resolverá hoy cuando el Comité de Crisis –que trabaja en el seguimiento de los casos– evalúe la posibilidad que dejaron trascender ayer algunos funcionarios del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

El ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco, está en contra de suspender las clases o adelantar el receso porque no existe "una situación generalizada" en el país con relación a la propagación de la enfermedad, aunque acata las recomendaciones de los técnicos. El jefe de Gabinete, Sergio Massa, no quiere suspender las clases ni adelantar las vacaciones por los efectos nocivos para el turismo. Ni aunque la gripe lo toque de cerca. "Efectivamente hubo un caso confirmado en el colegio de mis hijos, es un compañerito de mi hijo pero no es para preocuparse, le ocurre a cualquiera y no hay problema, tendrán que hacer hisopados pero no es grave", dijo el jefe de Gabinete.

Tedesco sólo recomendó que los turistas posterguen sus viajes a México o Estados Unidos, donde se encuentran los focos de la pandemia, y desestimó que su cartera haya sugerido no realizar viajes de egresados dentro del país. "Lo que existe por ahora es una muy fuerte concentración (de la gripe porcina) en la ciudad de Buenos Aires y en el conurbano, sobre todo en la zona norte del Gran Buenos Aires, donde está muy focalizado el tema de la enfermedad", dijo Tedesco en declaraciones radiales.

Una fuente allegada a la ministra de Salud de la Nación, Graciela Ocaña, aseguró que la funcionaria se mostró partidaria de adelantar las vacaciones de invierno. Sin embargo, desde la jefatura de Gabinete, a cargo de Massa –quien preside el Comité de Crisis–, dejaron entrever el impacto negativo que tendría una medida de estas características sobre la campaña electoral y también sobre todo en el turismo de la época. "Si tenemos a todos los chicos diseminados por el país, es obvio que la gripe se va a esparcir", dijo una fuente allegada a Massa. El secretario de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, le dijo a Crítica de la Argentina que es "altamente probable" que mañana (por hoy) se decida en la reunión cuáles son los pasos por seguir.

El funcionario adelantó, sin embargo, que su ministerio considera que la gripe A es un problema que aún no se extendió en las 24 jurisdicciones del país y que sólo está focalizado en algunas partes de la provincia de Buenos Aires (como la zona norte). "El Ministerio de Salud dará, como siempre, un informe del estado de la situación hoy por hoy en el país y se tomarán las medidas pertinentes. Nosotros, en esto, seguimos un poco la línea de Salud, porque ellos son los que científicamente saben qué es lo que tenemos que hacer al respecto. No puedo afirmarlo pero aparentemente hoy no existen razones para suspender las clases en todo el país", dijo Sileoni.

Consultado acerca de la posibilidad de adelantar el receso invernal, cuando ya comenzó junio, Sileoni detalló que las vacaciones arrancan en provincia y ciudad de Buenos Aires en la misma fecha y que sería muy engorrosa tomar una decisión al respecto porque en el resto del país el calendario escolar se rige de manera distinta: "Es evidente que una decisión de adelantar las vacaciones no sólo compromete a las familias, la industria del turismo o las cámaras hoteleras, y por eso es necesario tener mucho cuidado al tomar estas decisiones. Sin embargo, todos todos estos argumentos caen si el Ministerio de Salud dictamina que hay que tomar nuevas estrategias. Hoy, esas estrategias tienen que ver con el cierre de más de treinta colegios, algunos de ellos que ya incluso reabrieron sus puertas, lo que no quiere decir que mañana tengamos que tomar otras decisiones. Esto es dinámico: cambia todos los días".

Comentá la nota