El comité académico toma forma

El cuerpo de especialistas que revisará las estadísticas del Indec se reunirá por primera vez en dos semanas en el Ministerio de Economía. La UBA remarcó que "se la ha invitado a actuar sin ninguna condición y en completa libertad".
El Consejo Académico de Evaluación de las estadísticas del Indec arrancará dentro de dos semanas en el Ministerio de Economía. La revisión que realizará el Consejo sobre lo actuado por el organismo desde 1999 apunta a recuperar parte de su menguada credibilidad. Hasta ahora, está confirmada la participación de las universidades de Buenos Aires, Tucumán, Rosario, Mar del Plata y Cuyo, pero la lista no se cerró. Esta semana, Norberto Itzcovich, director técnico del Indec, se reunió con los rectores de algunas de las instituciones. Si bien existen muchos profesores autopostulados, todavía no se conoce quiénes formarán parte de los encuentros. El enviado de cada casa de estudios será designado por los respectivos rectores. El temario será libre pero, como sostiene el decreto e impone la coyuntura, comenzarán con el polémico IPC.

El Consejo lo conformará un miembro de cada universidad –ad honorem– junto con Itzcovich. "La idea es que el grupo que se reúna sea chico para mantenerlo operativo, pero después el representante de cada universidad podrá consultar a cuanto especialista desee. Siempre que resguarden el secreto estadístico, no van a existir inconvenientes", señalaron desde el Ministerio de Economía, adonde se celebrarán los primeros convites. Todavía resta definir algunos detalles sobre la dinámica de los encuentros, como su frecuencia, que podría ser cada una o dos semanas.

"La agenda se acordará entre el director técnico del Indec y los especialistas que envíe cada universidad, ellos plantearán sus inquietudes y los representantes del organismo guiarán la discusión", explicaron fuentes cercanas a la organización del encuentro. Según figura en la letra del decreto el Consejo: "Asistirá, evaluará y propondrá al Indec las metodologías de recolección, procesamiento y presentación de información estadística, diseño de muestras y construcción de índices". El objetivo final es lograr que el grupo de académicos avale la producción de estadísticas oficiales. Una vez que termine el trabajo del Consejo, el Indec deberá informar los resultados en el Congreso. Por su parte, la UBA anunció ayer en un comunicado que "en los tiempos que correspondan y en el marco del Programa de Transparencia, la universidad hará públicos los informes sobre los avances que llevará a cabo dentro del Consejo".

El análisis empezará por la cuestionada medición de la inflación, pero si el Consejo lo solicita, no existirán limitaciones para que la revisión se extienda al resto de las estadísticas elaboradas por el organismo. La idea inicial del ministro de Economía, Amado Boudou, era que las reuniones comenzaran la próxima semana, pero resta terminar las conversaciones con algunas universidades. En los próximos días se enviarán las invitaciones formales, aunque ya existe un vasto grupo de "autopostulados". Algunos de los nombres que circulan son muy críticos de la situación del Indec, especialmente los de las universidades de Rosario y Tucumán.

La creación del Consejo fue interpretada por algunos economistas y políticos como una forma de ganar tiempo sin tomar las decisiones necesarias. Gran parte de las críticas surgieron desde la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, donde además cuestionaron la falta de autonomía y transparencia en el instituto estadístico. Las autoridades de la institución advirtieron que a pesar de "los prejuicios existentes y las opiniones disidentes que existen en el seno de la universidad, no es posible negarse a priori y se debe actuar de la única manera que lo hace esta casa de estudios: con libertad académica, con rigor científico y con responsabilidad social".

La dirección de la UBA señaló que "hasta el momento no se ha recibido ningún tipo de condicionamientos, situación sine qua non para la participación en dicho comité", y advirtió que "si se le negare información o surgiera condicionamiento alguno, esto sería inaceptable y generaría el rechazo inmediato". El rectorado sostiene que la UBA participa en el proceso porque "se la ha invitado a actuar sin ninguna condición y en completa libertad".

Comentá la nota