Comisionado deja el cargo después de 23 años

Hay cinco candidatos para suceder a Jesús Carro en la delegación de El Manso
EL MANSO (AEB)- El comisionado Jesús Carro confirmó su renuncia al cargo y ahora la gobernación rionegrina esperar unos 20 días para que los pobladores acuerden los nombres de los postulantes antes de designar al funcionario reemplazante.

El director provincial de Comisiones de Fomento, Robin Del Río, encabezó ayer una asamblea de vecinos en la escuela de El Manso Medio, donde los notificó del proceso previo al nombramiento, que "es facultad exclusi-va del gobernador Miguel Saiz".

Se acordó respetar la terna que surja del consenso y que hasta el momento cuenta con cinco interesados en suceder a Carro.

Durante las próximas semanas cada postulante tendrá que reunir avales entre los inscriptos en el padrón electoral que se extiende además a los parajes Río Villegas y El Foyel. Los candidatos deben contar con una residencia mínima de dos años en la zona.

Del encuentro participaron unos 200 habitantes, quienes aprovecharon la visita de Del Río para reiterar demandas históricas, como el mantenimiento del camino que se extiende hasta el límite fronterizo y una vinculación telefónica.

Jesús Carro sumó 23 años seguidos de gestión al frente de la comuna rural, más otros 16 en los que se desempeñó como secretario y decidió su alejamiento "por cuestiones personales". En realidad, había manifestado su dimisión a principios de año, pero recién ahora fue aceptada. De todas maneras, seguirá en funciones hasta la designación del nuevo comisionado.

Inserta dentro de la Comarca Andina del Paralelo 42°, la localidad se caracteriza por su perfil rural y está enmarcada en un ámbito natural de notable belleza, donde los ríos Manso y Foyel definen la geografía entre las montañas siempre nevadas.

Su cercanía al límite internacional con Chile y el Parque Nacional Nahuel Huapi son condicionantes en la vida de los campesinos, dedicados a las actividades agricolaganaderas.

Recién en los últimos años apareció el turismo como motorizador de la economía lugareña, con el desarrollo del rafting, las cabalgatas y la pesca, aunque las excursiones son comercializadas mayoritariamente por prestadores de Bariloche o El Bolsón.

Muchas veces la burocracia administrativa "ha impedido hasta la construcción de pasarelas indispensables para el acceso de los vecinos radicados del otro lado del río", recordó un descendiente de los primeros pobladores.

Comentá la nota