La comisión que preside Cobos emitirá dictamen

El vicepresidente, Prat-Gay y Marconato acordaron ayer dar opinión sobre Redrado
El vicepresidente Julio Cobos se comunicó ayer con sus pares de la comisión especial que debe aconsejar sobre la remoción de Martín Redrado y acordaron que la próxima semana emitirán un dictamen a pesar del nuevo estado de situación.

El día después de que Redrado presentara su renuncia y el Gobierno le respondiera que no se la pensaba aceptar, Cobos, y los diputados Alfonso Prat-Gay (CC-Capital) y Gustavo Marconato (FPV-Santa Fe) intentaron ponerse de acuerdo sobre cómo seguir adelante.

Metidos en la paradoja de tener que definir la remoción de alguien que ya renunció, en principio los tres decidieron seguir adelante con el proceso que ordena la Carta Orgánica del Banco Central.

Según pudo saber LA NACION de fuentes que ayer se comunicaron con dos de los integrantes de la comisión, Cobos y Prat-Gay todavía mantenían dudas sobre si era suficiente un dictamen que analizara el desempeño de Redrado, o hacía falta emitir el consejo final por "sí" o "no" a su remoción.

Hasta anoche, la decisión de los tres se encaminaba a emitir un dictamen completo, tal como les exigió públicamente el Gobierno, pero continuaban discutiendo el tema.

"Seguimos trabajando en el dictamen; somos conscientes de que hay un elemento nuevo que se agregó, que es la renuncia de Redrado", dijo ayer escuetamente Cobos a LA NACION a través de sus voceros.

El vicepresidente agregó que el martes, a las 12, se reunirá con Prat-Gay y Marconato, en el contexto de la comisión, para "analizar todo lo trabajado por cada uno este fin de semana y todo lo que ha sucedido hasta el momento".

Si Cobos persiste en su idea de pronunciarse específicamente por la remoción de Redrado, lo hará en contra del consejo explícito de su partido, la UCR.

Anteayer el presidente del radicalismo, el senador Ernesto Sanz (Mendoza) y los jefes de sus bloques parlamentarios en Diputados, Oscar Aguad (Córdoba), y en el Senado, Gerardo Morales (Jujuy), habían advertido que con la renuncia de Redrado el motivo de análisis de la comisión se había vuelto abstracto y ya no debía expedirse.

"Hay posiciones absurdas, como pretender que se expida una comisión sobre algo que ya está resuelto", se sumó ayer en esa línea el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Ricardo Alfonsín (UCR-Buenos Aires), igual que el jurista Ricardo Gil Lavedra.

"Equivocación"

Pero anoche algunos radicales empezaron a sospechar que Cobos no haría caso a sus consejos, y lo consideraron una equivocación. "Intentamos salvarlo a él de tener que emitir un dictamen, pero ahora va a aparecer haciéndole caso al Gobierno", dijo uno de ellos.

Cerca de Cobos, en cambio, explicaron que el vicepresidente buscaba acallar las críticas del Gobierno y del resto de la oposición, que iban a culparlo de impedir que la comisión terminara su trabajo por una especulación política.

Todos sabían que el principal interesado en que Redrado renunciara era Cobos, que así evitaba la incómoda situación de quedar apoyando al Gobierno (recomendando su remoción en el Banco Central) o de ser acusado de conspirador si aconsejaba su continuidad.

Las mismas dudas y presiones encontradas que acosan a Cobos persiguen a Prat-Gay, que ayer (igual que el vicepresidente) dedicó todo el día a consultar el tema con asesores, amigos y expertos.

"Se da cuenta de que es una situación jurídica totalmente diferente", contó un dirigente que acababa de cortar con él. Sin embargo, desde la Coalición Cívica, su partido, insistieron en la línea de Elisa Carrió, de que todavía "es necesario ponerle un freno al atropello oficial".

Esto significa que todo su partido le recomendó avalar la permanencia de Redrado, como gesto de rechazo a la forma en que el Gobierno lo removió. La sugerencia se choca con todas las críticas a la gestión de Redrado que Prat-Gay sostiene desde su experiencia como ex presidente de la entidad monetaria.

Con todas estas contradicciones a cuestas, Cobos y Prat-Gay tendrán hasta el martes para consultar con la almohada cuál de todos los males es el menor.

ANIBAL FERNANDEZ TAMBIEN COME CERDO

* El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, defendió ayer los consejos de Cristina Kirchner sobre la ingesta de carne de cerdo para mejorar el rendimiento sexual, y alentó la polémica con referentes de la oposición, como la diputada Margarita Stolbizer, que había criticado en un duro comunicado los dichos de la Presidenta. "¿Toda la vida va a vivir amargada esta gente? Deberían vivir tranquilos, si los que gobernamos somos nosotros y el país puede funcionar", dijo Fernández. Después, enmarcó las expresiones presidenciales en una "humorada" y enfatizó que la actitud de Stolbizer le dio "pena".

Comentá la nota