La Comisión de Comercio pedirá una reunión "urgente" con los concejales

Con una importante concurrencia de diseñadores gráficos, publicistas, titulares de imprentas, constructores de carteles y promotores, en el Salón auditorio del segundo piso del CCIRR, debatieron la problemática acaecida merced a la mayor presión tributaria que contiene la futura normativa a nivel local.
Como anticipara este Diario ayer en forma exclusiva, y con una muy importante concurrencia de diseñadores gráficos, publicistas, titulares de imprentas, constructores de carteles, promotores, propaladores, en el Salón Auditorio ubicado en el segundo piso del Centro Comercial e Industrial de la Región se debatió la problemática acaecida merced a la mayor presión tributaria que contiene a su juicio la futura normativa a nivel local.

Como se recordará, el titular de la Cámara Rodolfo Williner señaló ayer el aumento de los costos en el rubro "Publicidad y Propaganda", la ampliación de situaciones pasibles de ser obligados a tributar, y la declaración de los integrantes "del sector más débil de la cadena de la comunicación" como "sujetos solidariamente responsables" con quienes encargan la publicidad.

Por ende había considerado a la norma como "burocrática, inconsulta y recaudatoria", concepto compartido también anoche.

Durante la reunión, que se extendió por espacio de dos horas, se sucedieron testimonios relativos al malestar existente precisamente en los trabajadores de la cadena, que ya ven una disminución en sus niveles de ocupación debido a la presión impositiva, situación que se agravaría de aprobarse el Proyecto tal como está redactado.

"No estamos en contra del pago, sí del abuso"

Fue una de las frases salientes escuchadas anoche por quienes, desde la Comisión de Comercio, e, incluso habiendo recibido el apoyo de varios industriales -anoticiados merced al artículo publicado ayer por este Diario-, los que también se ven afectados.

Como es el caso particular de aquellos empresarios cuyos establecimientos comerciales se ubican fuera del éjido urbano, muchos de ellos en localidades vecinas, y, por lógica, al no abonar el Derecho de Registro e Inspección verían incrementado en un 100 por ciento los valores de su cartelería.

De no modificarse este punto, se daría paso a una flagrante contradicción con algunas visiones de políticas estratégicas impulsadas por el propio oficialismo municipal, basta recordar los dichos del edil oficialista Luis Castellano en uno de los paneles-debate pre-electorales, cuando habló de la generación del "gran Rafaela", incluyendo a las localidades aledañas.

También los ayer convocados recibieron la expresa solidaridad del titular de la CEPAR, (Cámara de empresarios proveedores del agro de Rafaela), José Luis Rossi, los cuales dependen en gran medida de la cartelería para promocionar sus productos.

Comentá la nota