Un comienzo auspicioso.

Un comienzo auspicioso.
El seleccionado argentino de básquetbol logró un alto nivel de juego y de entendimiento en el arranquedel proceso rumbo al Premundial; ahora deberá mantener el alza frente a rivales de mayor jerarquía.
Los cuatro triunfos obtenidos por la selección argentina (dos ante Australia, Uruguay y Brasil) en el arranque del proceso que desembocará en el Premundial de Puerto Rico disminuyen su valor si se analiza la celeridad con que alcanzó un alto nivel de juego y entendimiento. Aunque los rivales no fueron de la jerarquía esperada, por la juventud de los australianos, la falta de figuras en los brasileños y el modesto poderío de los uruguayos, la fluidez lograda en las ofensivas, sumado a la excelente preparación atlética con que llegó a esta convocatoria la mayoría del plantel, permiten concluir que nunca, desde que se gestó la Generación Dorada, se logró tan elevado rendimiento en el comienzo de un proceso.

Inclusive hay que considerar que Sergio Hernández nunca dejó de probar jugadores, utilizándolos en diferentes esquemas y posiciones y que aquí no estuvieron Carlos Delfino, que finalmente renunció, y el base Pablo Prigioni, cuya presencia sigue dependiendo de la rapidez con que se defina su pase de Tau Cerámica a Real Madrid. Una novela que cambia de supuesto final día a día y que el presidente de la CABB, Germán Vaccaro trata de destrabar en España (ver aparte).

"Estos chicos parece que hubiesen jugado juntos toda su vida. La buena rotación de jugadores, con roles ya definidos y una intensidad de juego muy alta, posibilita empezar a trabajar en detalles tácticos antes de lo esperado", aseguró ayer Hernández a poco de abordar el ómnibus que lo llevaría a Ezeiza para volar a Río de Janeiro, donde mañana, a las 21, la Argentina se medirá con Australia en la apertura de otro Súper 4.

Sin bien los mayores defectos de funcionamiento se advirtieron en la defensa, para el técnico no es una cuestión preocupante. "Porque desconocíamos a los rivales y ni siquiera hicimos un scouting, algo elemental para saber como hay que defender en cada partido de un torneo oficial", sostuvo Hernández.

"Se nota que todos hicimos nuestro trabajo físico previo para venir a la selección y que todos conocen la mística de la selección", aclaró Leo Gutiérrez a la hora de buscar explicaciones al buen trabajo mostrado hasta ahora. Paolo Quinteros, unas de la figuras del equipo, fue más a fondo en el análisis: "Lo importante es que todos sabemos resignar el protagonismo que tenemos en nuestros clubes y cuando llegamos a la selección somos muy solidarios. La adaptación fue muy rápida y se nos hizo fácil encontrarnos en el juego". Por eso Hernández también destacó: "Las ofensivas nunca se trabaron, todo fue muy fluido".

Quizás uno de los aspectos más sorprendente fue el aporte de los bases, los "Juanes" Figueroa, Cantero y Fernández, tres debutantes en el seleccionado mayor y el último de ellos con 19 años recién cumplidos. Al no estar Prigioni, el trabajo del trío conductor cobró mayor responsabilidad y preponderancia. Sin embargo, ninguno desentonó. Quizás a Cantero le costó más desprenderse del balón por haber sido líder en un equipo modesto (Sionista, de Paraná), pero lejos estuvo de rendir por debajo de su nivel. Figueroa resultó el más sólido, aunque le costó esquivar las cortinas al defender, y Fernández, pese a su inmadurez, dejó en claro que es el de mayor talento, proyección y evidente destino de NBA.

Ahora a Hernández le queda lo más difícil e ingrato, cerrar la lista de 12 jugadores que el 13 pondrán proa a Puerto Rico pasando por México para jugar un amistoso el 16 del actual. Por ahora tiene 14 hombres y uno en duda que es Prigioni. En consecuencia, primero tendrá que decidir si va con dos o tres bases. Si viene Prigioni, seguramente viajará con dos, de lo contrario irá con los tres novatos. Y los otros puestos en duda son el de escolta, que Sebastián Vega le pelea a Diego García, y el de ala-pivote, que Leo Mainoldi, gracias a su estatura y certero tiro de 3 puntos, le discute a Andrés Pelussi. El resto es inamovible, salvo alguna cuestión de fuerza mayor.

Lo positivo de todo esto es que gracias al buen entendimiento entre todas las piezas, la selección ya podrá ir puliendo detalles finos mientras se encuentra con rivales de otras características e indudablemente más fuertes que los que tuvo aquí. Un comienzo alentador pese a las grandes ausencias y los muchos debuts. Y, al fin y al cabo, un recambio forzado de figuras que, por ahora, no parece traumático; aunque, claro, todavía faltan 20 días para empezar a pelear por una plaza en Turquía 2010.

* Casalanguida, asistente de Hernández

Sergio Hernández ya eligió al segundo asistente para el Torneo FIBA Américas de Puerto Rico. El entrenador Nicolás Casalanguida, nominado por sus pares como el mejor de la temporada 2008/09 de la Liga Nacional, se sumará al cuerpo técnico de la selección el 12 de agosto en Buenos Aires. Casalanguida, actual conductor de Gimnasia, de Comodoro Rivadavia, será, junto con el experimentado entrenador Gonzalo García, asistente de Hernández.

Comentá la nota