Comienzan los paros de los trabajadores estatales

Los trabajadores estatales comenzarán hoy con un plan de lucha convocado por la Asociación de Trabajadores del Estado. La primera medida de fuerza de la semana será un paro de dos horas. Adhieren los empleados de Salud Pública y -en diferentes modalidades- los sindicatos que forman parte de la Intersindical.
Mientras tanto, voceros del oficialismo dan a entender que el Gobierno podría disponer de un incremento salarial de apenas el tres por ciento (o el cuatro por ciento a lo sumo). Y sectores de la administración pública insisten en denunciar que el oficialismo está "metiendo miedo" para que los empleados no se sumen a las medidas de fuerza.

El plan de lucha armado por ATE se completará con paros de cuatro horas mañana, seis horas el jueves y un paro total el viernes, con movilización hacia la Casa de Gobierno. El último paro, el miércoles 22 de abril, tuvo un alto impacto.

Los reclamos son los mismos que se vienen sosteniendo desde hace largo tiempo: el congreso gremial provincial de ATE reclamó una urgente recomposición salarial, la sanción de una Ley de Paritarias y la vuelta a la norma legal 1.170 de jubilación (mujeres a los 55 años y hombres a los 60).

Conflicto en Rentas

Uno de los epicentros del conflicto de los estatales se está dando en la Dirección de Rentas. Sus trabajadores sufrieron "amenazas" de los funcionarios, según denunciaron. Ayer, el delegado de ATE en ese espacio laboral, Juan Carlos Maldonado, ratificó los "aprietes" y la decisión oficial de "meter miedo".

En diálogo con el programa radial "Plan B Noticias" (FM Sonar 91.3), Maldonado contó la situación que derivó en la denuncia pública: "Nuestro director nos comunica que de parte de los funcionarios del área de Economía estaba prohibida la realización de asambleas y que todos los que estuvieran tocando el bombo iban a ser sancionados, o desalojados por el Ministerio de Gobierno. La comunicación fue el miércoles".

"Esto ocurrió sobre todo en Contaduría, donde fue un poco más severa la cosa de parte del contador general; de ahí vino la bajada. Se llamaron a los jefes de Rentas y de Catastro, pero todo se originó en Contaduría", insistió, responsabilizando al contador general Agustín Hernández. "No sé si sería él el responsable, pero de ahí vino toda la bronca, se desató ahí. Y fue para todos en general", completó.

"Hasta ahora no hemos tenido ninguna comunicación, no nos han llamado; hicimos la asamblea tratando de no perturbar la atención al público", aclaró en referencia al encuentro de ayer.

"El Gobierno dice que así no se puede trabajar, porque hay ruidos... Pero la única forma para hacernos sentir es esta, con bombos y aplausos; somos gente grande... No sé qué pretenden, o si creen que vamos a romper algo", apuntó Maldonado.

El delegado dejó en claro que "la mayoría nos sentimos disconformes con lo del 4%". Pero admitió que las presiones oficiales en algún sentido surten efecto: "Esto que han hecho es meterle miedo a la gente para que no se sume a las medidas; es una apretada para que la gente se asuste. Cuando ven que viene un descuento es difícil después moverse...".

"No nos vamos a quedar quietos -advirtió, de todos modos- hasta que no nos den una respuesta; hasta ahora la gente que tenía que responder no lo ha hecho. Si nos hubieran llamado para decirnos ’esto es así’, se hubiera terminado el conflicto. Pero no lo han hecho".

"Uno de estos días el secretario general nos indicó que nos iban a explicar lo que se había trabajado en el área, explicando los beneficios, pero para mí que es mentira, porque seguimos esperando", resumió apuntándole a Raúl Ortiz.

Comentá la nota