EN UN MES COMIENZA EL TENDIDO DEL GASODUCTO QUE UNIRÁ TIERRA DEL FUEGO Y SANTA CRUZ

El gobierno otorgó hoy al consorcio holandés All Seas-Boskalis la contrucción del gasoducto submarino transmagallánico que unirá Tierra del Fuego con Santa Cruz, con una inversión de 265 millones de dólares, y que será el más grande de la historia argentina.

El ducto submarino, de 24 pulgadas y 37 kilómetros de longitud, se construirá en la boca oriental del Estrecho de Magallanes y su instalación será paralela al gasoducto submarino actualmente existente.

La obra unirá el Cabo Espíritu Santo, en Tierra del Fuego, con Cabo Vírgenes, en Santa Cruz, se construirá 30 años después del primer gasoducto y representa la obra más grande de toda la historia de gas en la Argentina.

El ministerio de Planificación Federal informó que se firmó el contrato de adjudicación de la obra, tras el concurso privado internacional, bajo la modalidad "llave en mano".

El consorcio AllSeas-Boskalis fue el adjudicatario por ofrecer un mejor precio y la fecha más próxima de habilitación. Las obras comenzarán a fines de este mes y la construcción está prevista en tres etapas que comprenden la obra terrestre para la conexión con el gasoducto existente, trabajos de instalación y dragado en ambas costas, y la instalación submarina uniendo las dos provincias.

Se estima que por este gasoducto, denominado "Segundo Cruce al Estrecho", tendrá una capacidad de transporte de 7,6 millones de metros cúbicos diarios.

La inversión será financiada por las empresas productoras de gas natural de la Cuenca Austral y la del Golfo de San Jorge, y el financiamiento se repagará a través de los cargos del fideicomiso de gas. El acuerdo, que permitirá transportar 18 millones de metros cúbicos más de aquí a 18 meses, fue rubricado entre el ENARGAS y dos empresas privadas.

Comentá la nota