Comienza a recalentarse las elecciones internas del PJ con el pedido de impugnación a Jorge Ibáñez

A través de una formal presentación realizada al presidente de la Junta Electoral de Partido Justicialista, Distrito Formosa, Dr. Abel García, se solicitó la impugnación del Dr. Jorge Ibáñez, al cargo de Congresal Provincial y Secretario de Movilización de la Mesa Ejecutiva Provincial, con lo que el ambiente dentro del partido oficialista, comienza a calentarse.
El veterano afiliado al partido justicialista, que supiera ocupar cargos relevantes dentro del andamiaje del poder formoseño, Humberto Felipe Parmetler, el sábado 21 del corriente, munido de una gran cantidad de documentaciones, realizó la presentación de pedido de impugnación para con el actual ministro de Planificación, Obras y Servicios Públicos, Dr. Jorge Ibáñez, basándose inclusive en resoluciones tomadas por Néstor Kirchner, luego de que en la sesión del 7 de marzo del 2008 (en la que asumió como presidente del cuerpo Gildo Insfrán) el Congreso Nacional Justicialista, a instancia de los congresales nacionales Carlos Romero y Graciela Camaño, se introdujera una Resolución en la Carga Orgánica Nacional, por la cual quedó establecido el compromiso del Peronismo con la Asociación de Derechos Humanos, de que ningún funcionario que se haya desempeñado durante el gobierno de Facto podrá ocupar cargos ni ser candidato del Justicialismo.

Detallada presentación

Es aquí que comenzó Parmetler a desgranar los extensos fundamentos de su pedido y aseverar en la misma que adjuntaba copias del decreto Nº 1371 fechado 30/06/1978 "en la cual el Dr. Ibáñez fue designado categoría 22- sector profesional- con funciones de Asesor Legal, cargo que ya venía desempeñando como adscripto, según los considerandos del mencionado decreto", agregando luego que "La Resolución Legislativa Nº 96 del 12/02/1980 – Designación del Dr. Ibáñez como Juez en lo Civil, Comercial y Administrativo de Trabajo y de Menores de la Ciudad de Clorinda (fotocopias).

Aquí es importante recordar que para asumir al cargo de Juez, en aquella época, no se juraba la Constitución Nacional, sino que lo hacían por "Los Estatutos de Reorganización Nacional", por lo que mal puede un ciudadano argentino que haya renegado de nuestra Constitución ser un hombre de la democracia y ser considerado como un dirigente peronista".

El "servicio de facto"

Continuó explicando Parmetler sus fundamentos al poner énfasis en que "el cargo de Asesor Legal, al que fue designado por decreto Nº 1371/78, si bien parecería un mero cargo del escalafón profesional de la provincia, no tendría relevancia si no fuera que estos cargos, el de asesor legal, en las distintas áreas sin excepción, dependían funcionalmente del Capitán Auditor Carlos Eduardo Domínguez Linares, quien fuera designado como Instructor Sumariante y Asesor Letrado de Gobierno, por los decretos Nº 289 de fecha 19 de abril de 1976 y 1691 del 12 de octubre de 1976", subrayando que "en este punto quiero detenerme, para recordar e ilustrar quién era este personaje funesto (Domínguez Linares), tanto para la sociedad como para el peronismo de Formosa, quien durante su paso por esta ciudad, hiciera tanto daño persiguiendo, exonerando y metiendo preso a los compañeros peronistas que habían sido empleados públicos y funcionarios del Gobierno Justicialista.

Basta con leer los considerandos de los decretos de su designación, como así también las declaraciones de Domínguez Linares, una, el día 4 de septiembre de 1985, en el Comando de la Séptima Brigada de Infantería, con asiento en la ciudad de Corrientes, y la obra, una declaración indagatoria de fecha 15 de abril de 2008, en la Causa Carrillo y desaparición forzada de personas, las que son pruebas suficientes del excesivo poder que tenía dentro del Gobierno y fundamentalmente sobre los abogados que se desempeñaban como asesores legales en las distintas áreas, entre ellos el Dr. Jorge Ibáñez, a quien en su última declaración lo menciona recordándolo como "Un personal destacado"".

Persecución a "compañeros"

Seguidamente, indica Parmetler que "como prueba de la persecución contra compañeros peronistas, adjunto el decreto Nº 257 de fecha 11 de febrero de 1977, por el cual se acepta la inhibición del Fiscal de Estado Dr. Monteporsi, para intervenir en juicios criminales contra el Dr. Juan Carlos Beni, licenciado Emilio Sebastián Udaquiola y el contador Ulpiano Alvarez Fueyo, desigándose al Capitán Domínguez Linares para que los querelle.

Las investigaciones por subversión económica hecha a los tres funcionarios peronistas se iniciaron en el Ministerio de Economía, en Tesorería y Contaduría General de la Provincia. ¿Quién sino los asesores legales correspondientes, entre ellos el Dr. Ibáñez?", enfatizó.

Finalmente, el veterano justicialista expresó que "me llamó la atención que en el 2005, cuando hice una denuncia pública contra el Dr. Jorge Ibáñez colaboraba con el capitán Domínguez Linares, me inicia una querella caratulada "Cabrera Ricardo Alberto, Jorge Oscar Ibáñez s/querella por calumnias e injurias", donde presentó como prueba una constancia de servicio según la cual él ingresó a la administración pública el 20 de febrero de 1975, prestando servicios en el Honorable Tribunal de Cuentas, haciendo referencia dicha constancia de dos acuerdos, uno el 10780 del 20 de febrero de 1975 y el otro, 14103 fechado el 8 de marzo de 1977, mencionando también el decreto nº 13 del 11 de diciembre de 1983, donde se lo designa Presidente del HTC.

Es decir que según esta constancia, el Dr. Ibáñez, desde el 20 de febrero de 1975 hasta el 11 de diciembre de 1983 prestó servicios ininterrumpidamente en dicho Tribunal, pero nada dijo de su adscripción y posterior nombramiento como Asesor Legal de Contaduría General de la Provincia, como así tampoco mencionó que ha sido designado Juez en Clorinda, como tratando de ocultar las distintas funciones que había desempeñado desde 1977 hasta el advenimiento de la democracia, comprometiendo al secretario administrativo del HTC, Dr. Luis Osvaldo Terán, por haber certificado un documento público con datos falsos".

Culminó asegurando que "este cúmulo de pruebas, sería suficiente para llevar adelante la impugnación solicitada sino fuera por la desidia y falta de interés de los integrantes de la Mesa Ejecutiva del Congreso Provincial para convocar a sesión ordinaria y mantener actualizada la Carta Orgánica del Partido Justicialista de nuestra provincia", finalizó.

Comentá la nota