Comienza la puja salarial entre sindicatos y el gobierno

A poco de arrancar el año, gobierno y sindicatos que agrupan a los empleados públicos iniciaron el debate por las actualizaciones salariales, una puja que se dará en un escenario de difícil equilibrio fiscal.

Mientras la Provincia ajusta sus números para pagar más de 250 millones de pesos por mes en salarios, los sindicatos plantearon fuertemente la necesidad de una recomposición de los básicos para paliar la escalada inflacionaria que deterioró notablemente la capacidad de compra de los chaqueños.

Docentes, judiciales y el resto de los estatales chaqueños dejaron en claro que no renunciaran al reclamo como tampoco esperarán al gobierno provincial. "La negociación debe comenzar antes de que termine enero", señaló la secretaria general de Atech, Rosa Petrovich.

Por su parte, los trabajadores judiciales temen que la puja entre el Poder Ejecutivo y el Superior Tribunal de Justicia (STJ) impida discutir mejoras salariales para los empleados del servicio.

La UPCP también planteó la necesidad de actualizar los básicos y seguir discutiendo la mejora de las condiciones laborales. Sus dirigentes dejaron en claro que el debate debe ser ahora.

Tal como están las cosas si no hay una apertura de diálogo y ambas partes mantienen sus pretensiones, muy posiblemente se repitan las medidas de fuerza de 2009 que provocaron 39 días sin clases y paros en los hospitales.

En tanto, la Provincia ratificó ayer que la prioridad es atender los vencimientos de deuda y negociar con la Nación una asistencia financiera que le permita contar a la caja provincial con una financiación por fuera de la coparticipación federal por más de 600 millones de pesos.

Los ministros del gobernador Jorge Capitanich plantearon claramente que la cuestión salarial recién se tocará durante el segundo semestre del año y no antes. La fecha propuesta es muy lejana para los representantes de los empleados.

El gobierno destacó que los diferimientos en el pago de deuda y pago de salarios es una medida que se tomó para no continuar endeudando a la Provincia, que debe enfrentar abultados vencimientos en los próximos años.

"En diciembre planteamos al gobernador Jorge Capitanich la necesidad de volver a reunirnos, hasta ahora no obtuvimos respuestas, esperaremos que en la segunda quincena de enero llegue la invitación", planteó Petrovich.

La dirigente sindical destacó que en el caso que no haya respuestas, en febrero estarían convocando al congreso provincial para definir las acciones y medidas de fuerza antes de que arranque el ciclo lectivo 2010.

Por su parte, desde el Sindicato de Empleados Judiciales del Chaco mencionaron que temen pagar los platos rotos de la discusión política entre el gobierno y ministros del STJ.

"Esta pelea entre poderes nos preocupa, pero de igual manera creemos posible gestionar para que se reconozca a los empleados judiciales, que hoy son los que sostienen el servicio provincial", mencionó la secretaria general del sindicato Graciela Aranda.

Gestos insuficientes

Para los sindicatos las respuestas alternativas que se dieron durante 2009 son gestos insuficientes y pidieron una actualización que tome en cuenta el nivel de inflación de 2009 y la actual.

En otras palabras están reclamando una suba importante que hoy no podría ser abonada por la administración de Capitanich. Las respuestas dependen del stock de deuda que la Nación finalmente refinancia y del ritmo de crecimiento de la recaudación provincial y nacional.

Sin el corsé de la Ley de Responsabilidad Fiscal, reformada a fin de año por el Congreso, Economía podría destinar más recursos para incrementar el gasto corriente, pero sin una financiación que lo sostenga en el tiempo se volvería inviable en poco tiempo.

La coparticipación subirá este año fuertemente, pero los recursos de libre disponibilidad lo harán a un ritmo más lento. La clave está en el fondo sojero que se reparte desde este mes, es decir habrá tres períodos más que llegarán a Chaco.

El ministro de Economía, Eduardo Aguilar, admitió que es necesario crear un sistema efectivo de incrementos salariales para los estatales. Sin embargo, aún no están dadas las condiciones financieras para hacerlo.

Comentá la nota