Hoy comienza la campaña de vacunación contra el sarampión y la poliomielitis

El Ministerio de Salud, a través del Plan de Inmunizaciones, desde hoy y hasta fines de octubre realizará una vacunación masiva contra el sarampión y la poliomielitis con el objetivo de mantener al Chaco sin estas enfermedades. La campaña se hará en todos los centros de salud y hospitales, donde tanto las dosis como la aplicación de las vacunas serán totalmente gratuitas y alcanzará a todos los chicos de la provincia.
El sarampión y la poliomielitis son enfermedades virales que afectan principalmente a niños menores de 5 años. La primera puede causar neumonía, convulsiones, ceguera, retraso mental e incluso la muerte; mientras que la segunda ataca al sistema nervioso y destruye las células nerviosas encargadas del control de los músculos, produciendo parálisis.

En esta campaña se aplicará la doble viral contra el sarampión y la rubéola. Deberán recibir una dosis extra todos los niños desde un año de edad y hasta quienes todavía no hayan cumplido los 5 años, aunque ya estén vacunados; y la Sabín oral para prevenir la poliomielitis, destinada a los menores desde los dos meses y hasta los 5 años, aunque también ya estén vacunados.

La dosis extra de la Sabín no la deberán recibir los niños con enfermedades graves, los inmunodeprimidos, los que son tratados con quimioterapia y los que se encuentran hospitalizados. En estos casos se recomienda consultar al médico. A los niños con inmunodeficiencias de nacimiento o adquiridas y a las personas que vivan con ellos se les aplicará la vacuna Salk (inyectable) en lugar de la Sabín oral (gotas).

El sarampión es una enfermedad exantemática febril que, según explicó el director de Epidemiología, Mario Echeverría, no es grave por sí misma sino por las complicaciones que puede producir en niños menores de 5 años o desnutridos, causando neumonía, laringotraqueobronquitis, ceguera, convulsiones, meningoencefalitis, ceguera, encefalomielitis postinfecciosa con retraso mental grave y trastornos degenerativos tardíos, del sistema nervioso central, los cuales no presentan tratamiento curativo.

La tasa de letalidad por sarampión es del 3 al 6%, siendo la más alta entre lactantes de 6 a 11 meses, los cuales, aún no reciben la vacuna antisarampionosa, según el Calendario Nacional de Inmunizaciones Argentina.

En Argentina, el sarampión ha sido endémico en el período de 1956- 1998, con brotes epidémicos cada cuatro o cinco años, presentándose el último brote en 1998, con cerca de 12.000 mil casos. Pero no se reportan casos autóctonos de sarampión, desde el año 2000, sólo se confirmaron dos casos importados. Uno en enero de 2009, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el restante se dio en abril procedente de Inglaterra con desplazamiento a Rosario y la Ciudad de Buenos Aires.

La poliomielitis es una enfermedad contagiosa, también llamada parálisis infantil y afecta principalmente al sistema nervioso. La enfermedad la produce el virus poliovirus. Se llama infantil porque las personas que contraen la enfermedad son especialmente los niños entre cinco y diez años. Se dispersa de persona a persona vía ruta fecal oral.

La mayoría de las infecciones de polio son asintomáticas. El poliovirus preferencialmente infecta y destruye las neuronas motoras. Esa destrucción de neuronas causa debilidad muscular y parálisis aguda flácida.

La poliomielitis fue erradicada del continente americano en 1994 gracias a la vigilancia epidemiológica de las parálisis agudas fláccidas y en las altas coberturas con 3 dosis de Sabín (mayor de 95%). Desde entonces, estos indicadores deben mantenerse en todos los municipios de nuestro país, para evitar la reintroducción del polio virus salvaje y los casos de poliomielitis asociados a virus Sabín derivados.

En Argentina, se implementaron operativos masivos de vacunación utilizando vacuna OPV junto con vigilancia epidemiológica reforzada de la poliomielitis desde 1971, consiguiéndose el control de la misma hacia 1977. Entre 1977 y 1984 se produjeron algunos brotes aislados de esta enfermedad, en su gran mayoría por poliovirus tipo 1, y no se registró ningún caso de poliomielitis por poliovirus salvaje desde 1984.

Comentá la nota