Comicios de junio Kirchner y Cáffaro hicieron una recorrida proselitista

El Presidente del partido Justicialista y candidato en primer lugar a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, junto al intendente local, estuvieron en Villa Angus haciendo campaña, junto al Jefe de Gobierno comunal Aldo Morino y los ministros Julio De Vido y Florencio Randazzo, en escenas que por momentos parecieron surrealistas.
El ex presidente de la Nación y primer candidato a diputado nacional por el Frente Justicialista para la Victoria (FPV) por la provincia de Buenos Aires, Néstor Kirchner, arribó poco después de las 17,20 a nuestra ciudad para participar de una nutrida agenda proselitista que culminó con un acto realizado en el Teatro Coliseo (ver Página 4).

Kirchner llegó acompañado por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido y del ministro del Interior, Florencio Randazzo, a los que más tarde se sumó el gobernador Daniel Scioli.

El marco fue pleno de campaña pero también un tanto surrealista, ya que no se explicaba la presencia de ministros de un Gobierno de "todos", enfrascados de lleno en una campaña de "un" partido político.

Por otra parte, el ex primer mandatario fue recibido efusivamente por el Intendente local Osvaldo Cáffaro, hasta hace poco a cargo de una comuna de sesgo opositor al kirchnerismo, habida cuenta que lo venció en las pasadas elecciones de 2007.

Frente a esta nueva alianza concretada, el jefe comunal no tuvo inconveniente en acompañar al máximo titular del Justicialismo nacional a recorrer el barrio Villa Angus, sumándose de ese modo un "intendente de todos" a un candidato de "un partido".

Fiel a su estilo popular, Kirchner saludó casa por casa a los vecinos, se sacó fotos, comió pastelitos que una amable señora le convidó y no se privó al mejor estilo "políticoalacazadevotos" de tomar niños en brazos y besarlos con pasión de candidato a días de los comicios.

Tampoco se olvidó de posar junto a un grupo de obreros que, justamente ayer, comenzaron a llevar a cabo tareas de pavimentación en dos cuadras, de las 160 prometidas para Zárate por el Gobierno Nacional.

Esta vez, tanto De Vido como Randazzo, pasaron a un segundo plano para los medios de comunicación aunque, como acostumbra la gestión Kirchner, a ésta no le brindaron demasiada importancia, ni siquiera se previó una conferencia de Prensa, como se acostumbra en estos casos y todo fue más que desordenado, aunque claro está sin que faltara la patética mística de campaña.

Aldo Morino, Jefe de Gobierno local, en calidad de primer candidato a concejal del Partido Nuevo Zárate, no le perdió pisada al ex Presidente de la Nación y tampoco se perdió ninguna de las fotos que le sacaron junto a él.

Luego de los abrazos, besos y caricias prodigadas, Kirchner se dirigió al Palacio municipal, estuvo dialogando un rato con Cáffaro en su despacho, mientras un grupo de empresarios locales se aprestaban para reunirse con el jefe del PJ, a puertas cerradas sin presencia de la Prensa, pero según dijo Kirchner en diálogo con la Prensa local: "Fue muy productiva y no se dejó ningún tema afuera y se habló de la federalización de la inversión".

Culminado esto y mientras los organizadores esperaban que se colmara el Teatro Coliseo (cosa que según se indicó no fue tan fácil), finalmente Kirchner partió hacia el encuentro de sus seguidores y de los representantes del Frente para la Victoria a nivel local encabezados por Héctor García Cosentino, ya sin socialistas a la vista.

Los ceibos en espera

Propietarios del aún malogrado Barrio "Los Ceibos" aprovecharon la visita del ex Presidente de la Nación, para hacerle llegar un petitorio solicitándole que ponga en marcha los mecanismos para que se termine la obra, la cual ya lleva casi dos años de demora.

De este modo, se genera un problema para 400 familias, que esperan una resolución favorable, teniendo en cuenta que actualmente la actividad, está prácticamente paralizada.

Si además se suma la actual crisis y el déficit habitacional en el distrito, la problemática se acrecienta. De todos modos, fue poco lo que lograron ya que el ministro de Planificación Julio De Vido, destacó que las casas no se terminan ya que se "trata de un problema interno de la UOCRA, y la empresa no puede resolverlo", y dijo que "el problema no tiene que ver con los fondos", concluyó.

Comentá la nota