Los comercios están obligados a exhibir el precio de los productos

Uno de los principios básicos de la defensa del consumidor es el de información, motivo por el cual los supermercados y autoservicios deben exponer el costo de los artículos que ofrecen. Asimismo también deben cobrar el monto presente en las góndolas. La oficina de Defensa al Consumidor realiza permanente controles para paliar las distintas situaciones injustas.

DE LA REDACCION. Los supermercados, grandes superficies comerciales y autoservicios de bienes consumibles y no consumibles que funcionen en la provincia de Buenos Aires tendrán la obligación de exhibir el precio por fracción o unidad, peso y marca en los productos expuestos al público. Así lo establece una ley sancionada por la Legislatura bonaerense. En torno a esta cuestión es válido destacar que uno de los principios básicos de la defensa del consumidor es el deber de información. Se trata de un elemento decisivo en el momento en que una persona se pone en situación o no de consumidor o usuario frente a un determinado producto o servicio.

Teniendo en cuenta la cantidad de quejas y reclamos que hay por parte de los consumidores que han abonado un monto distinto al que figuraba en las góndolas la Oficina Municipal de Información al Consumidor informó que la Constitución Nacional reza en su artículo Nº 42 que todos los usuarios y consumidores tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz. No obstante existen algunas empresas que buscan facturar más cuando no estamos atentos. Por este motivo el consumidor deberá verificar, antes de retirarse del local, que los precios que figuran en la góndola sean los mismos que se le están facturando en la caja. Para esto tendrá que conservar el ticket ya que le servirá para constatar la compra y luego efectuar los posteriores reclamos.

También se debe pedir hablar con el supervisor del comercio. Si no tiene respuesta procediendo de esta manera, realizar un reclamo por escrito exigiendo una constancia de la queja recibida. Si dentro de los cinco días no recibe una solución al problema deberá denunciar el hecho en la Oficina Municipal de Información al Consumidor (Omic) de la Municipalidad de Pergamino, ubicada en la intersección de calles Lagos y San Nicolás o llamando al teléfono 443736.

Denuncias de consumidores

Para realizar una denuncia el interesado deberá completar un formulario preimpreso que se le ofrecerá en la entidad con los datos del reclamante, de la empresa denunciada y una breve descripción de los hechos que originan la denuncia. Asimismo deberá presentar toda la documentación relacionada con los hechos que se quieren denunciar (facturas, garantías, remitos, presupuestos, notas, cartas, etcétera) y dos juegos de copias de la misma para agregar a las actuaciones. De esta manera el consumidor podrá acceder en forma gratuita a diversos mecanismos de resolución de conflictos según el tipo de denuncia presentada.

La Oficina local de Defensa del Consumidor está en estrecho contacto con el Departamento Contralor de la Dirección Provincial de Comercio que realizara operativos sorpresivos en conjunto para evitar estas maniobras engañosas. Se encarga de controlar la exposición obligatoria de todos los precios, la publicidad engañosa, el etiquetado de los alimentos envasados y los requisitos impuestos por los comercios y empresas para participar en sorteos y concursos. Recibe advertencias por incumplimientos a la Ley Nº 22.802 de Lealtad Comercial a partir de las que realiza inspecciones en los respectivos comercios y sanciona con multas.

El artículo 7 de la Ley Nº 24.240 de Defensa del Consumidor establece que toda oferta debe estar acompañada de la fecha precisa de comienzo y finalización de la misma así como también de sus modalidades, condiciones o limitaciones.

Exhibición de precios

Continuando con las acciones tendientes a brindar información útil y relevante a los consumidores, la Secretaría de la Competencia, la Desregulación y la Defensa del Consumidor estableció -a través de la Resolución N° 55/ 2002- la modalidad en que deben ser exhibidos los precios en los establecimientos denominados «de autoservicio» (o sea, todos aquellos en los que el consumidor debe tomar o servirse los productos directamente de la góndola de exhibición).

La Resolución establece que los autoservicios deberán indicar el precio de venta por unidad de medida de los productos que exhiba. Además deberán hacerlo en caracteres de igual realce que los utilizados normalmente.

El precio de venta por unidad de medida es el precio final que efectivamente debiera pagar el consumidor por 1 kilogramo, 1 litro, 1 metro, 1 metro cuadrado o 1 metro cúbico del producto (o una sola unidad de la magnitud que se utilice en forma generalizada y habitual en la comercialización de productos específicos).

En el caso de presentaciones cuyo contenido no supere los 250 gramos o mililitros, la referencia al precio por unidad de medida deberá hacerse con relación a los 100 gramos o mililitros. Por ejemplo si el producto que se va a comprar pesa más de 250 gramos le tienen que informar el precio por kilo del mismo. Si el producto pesa menos de 250 gramos se le debe informar el precio por 100 gramos.

Situación frente a la crisis

Los cambios económicos han tenido diversas consecuencias en el mercado y en el comportamiento de sus principales actores. Ante el aumento generalizado de precios, muchas empresas han adoptado cambios en las estrategias de comercialización de sus productos al público. Estos cambios incluyen variaciones en el contenido, la presentación, el envasado y hasta la calidad de los productos, siendo a veces tan sutiles que pasan desapercibidos para el consumidor.

En ese sentido la publicidad ayuda muchas veces a confundir al consumidor, manteniéndolo en una situación de desinformación con respecto a las cualidades de los productos ofrecidos.

La Resolución 55/ 2002 apunta a que el consumidor pueda comparar precios entre distintos productos y marcas comerciales, tomando como base una misma unidad de medida.

Para poner un ejemplo, el jabón en polvo se comercializa en envases de 800 gramos, uno o cinco kilos. En esos casos resulta difícil poder comparar precios a simple vista.

Con la puesta en vigencia de esta resolución el consumidor ejerce su derecho a estar correctamente informado para que su decisión de compra sea acertada.

Comentá la nota