El comercio teme una fuerte caída en las ventas, que ya se nota

Casi ningún rubro registra este fin de año la misma actividad comercial que el año pasado. Los comercios mas afectados son los vinculados con la indumentaria, regalerías, zapaterías y artículos del hogar, donde las ventas se desploman. Hasta la pirotecnia sufre los efectos recesivos. Precios altos y consumidores precavidos forman un cóctel complicado que impacta en el circuito económico, donde la retracción es notable. "La gente prioriza alimentos y el resto lo padece", dice un informe de Tendencias Argentinas.
Diciembre parece que será un mes angustiante para el comercio local. Excepto las grandes cadenas de supermercados, el resto prevé un fin de año difícil, con una fuerte retracción en las ventas.

La meseta salarial actual y anunciada para el gobierno de cara a 2009, los constantes aumentos en los precios y la incertidumbre generalizada que predomina en todos los sectores de la economía, han hecho que los consumidores se retraigan en su poder de compra. Algunos por la imposibilidad de gastar y otros por temor a que la plata no les alcance.

"La gente prioriza alimentos y el resto del comercio padece esa situación", dice un informe de la consultora local Tendencias Argentinas, que tras una recorrida realizada por los principales comercios del micro y macrocentro capitalino determinó que, "en comparación con el año pasado, la mayoría de los propietarios de los negocios admite una fuerte caída en las ventas que, en algunos casos, llega al 50 por ciento y mas".

"Con un diciembre de bajas ventas y un enero habitualmente "seco", entre febrero y marzo se prevé que muchos comercios cierren sus puertas o se trasladen, ante la imposibilidad de pagar los alquileres que, además, siguen en ascenso", puntualiza la consultora.

Los rubros mas afectados por la merma en las ventas son los vinculados con la indumentaria, regalerías, zapaterías y artículos del hogar. "Salvo algunas excepciones, la inmensa mayoría de comercios de esos rubros nota el fuerte bajón recesivo", agrega Tendencias Argentinas, que hizo un relevamiento sobre 50 negocios de distinta especie en la Capital, entre el lunes 1 y el viernes 5 de diciembre.

"La caída en las ventas en ese tipo de comercios, se suma a la retracción que ya se vislumbró antes en rubros mas costosos al consumidor como las concesionarias de autos, las mueblerías y las casas de artículos y materiales de la construcción", explicó la encuestadora.

"Por ahora, el impacto es menor en el rubro alimentos. Allí la gente no parece dispuesta a ceder su presupuesto porque no tiene demasiadas opciones. Aunque los consumidores se muestran proclives a caminar mas en busca de mejores ofertas, la comida sigue siendo prioridad y se nota, incluso, en los comercios de venta de alimentos preparados como rotiserías y otros", sostiene el informe.

La pirotecnia también vende menos

Según un informe de la Asociación Riojana de Consumidores (Arco), "la guerra de ofertas que plantearon para estas fiestas quienes comercializan productos de pirotecnia no aportó demasiado al objetivo de incrementar la ganancia: las ventas de los tradicionales entretenimientos del rubro bajó en comparación al año pasado debido al aumento de los costos".

"El actual aumento del dólar, hizo que los precios de los productos de importación subieran y a los mayoristas se les hizo difícil adquirir la misma cantidad que compraron el año anterior para esta misma fecha", sostiene la entidad.

"Las perspectivas son buenas, pero la venta aún es limitada y se acrecienta dos o tres días antes de las fiestas, momento en que la gente decide adquirir elementos de pirotecnia, al igual que los kioscos minoristas de la ciudad", añade.

Arco dice que "aunque la mayoría de los artículos son de importción también existen los de fabricación nacional, y no hay una diferencia de precios entre ellos, denotando claramente que los precios aumentaron en comparación con los del año anterior".

"Ante la situación planteada, muchos comercios optan por comprar lo justo y necesario, haciendo compras cuidadosas", ya que "los valores de los productos aumentaron casi el triple de lo que costaban el año pasado, aunque los minoristas dicen tener esperanza en que haya un incremento en las ventas, en fechas cercanas a la navidad y año nuevo", informa Arco.

"Lo que no se modificó es el tipo de productos que circularon en los últimos años en el mercado de la pirotecnia. Los productos son los mismos que vinieron siempre, coinciden los comerciantes y el consumidor, quien podrá adquirir cañitas voladoras, petardos, fuegos de artificio o los nuevos e inofensivos globos aerostáticos a un precio más elevado que el año anterior", sostiene la entidad.

"La baja en las ventas de estos productos se traduce además en una disminución de quemaduras por causa de la pirotecnia", consideró Arco finalmente.

Comentá la nota