El comercio cae en picada

Las ventas al exterior cayeron 24 por ciento en febrero, pero las compras descendieron 37 puntos. En consecuencia, el superávit comercial fue incluso mayor al del año pasado. Señales de debilidad de la economía.
Argentina no pudo escapar a la caída del comercio internacional. Las exportaciones derraparon 24 por ciento en febrero respecto a igual mes del año anterior. Sin embargo, como las importaciones cayeron todavía más, un 37 por ciento, el saldo comercial siguió siendo positivo. El superávit del mes pasado fue de 1278 millones de dólares, incluso 26,7 por ciento superior al de febrero de 2008, de 1008 millones. En el bimestre, el excedente acumulado es de 2249 millones de dólares, apenas 3,9 por ciento por debajo del alcanzado en igual período del año anterior. Esto se debe a que las ventas cayeron 30 por ciento en el período, mientras las compras disminuyeron 38 por ciento.

Los resultados de la balanza comercial dados a conocer ayer por el Indec reflejan la abrupta caída de precios de los productos de exportación, básicamente commodities, y el retroceso igual de fuerte en las importaciones, sobre todos de bienes de capital y bienes intermedios, síntoma de una desaceleración económica.

Durante febrero las exportaciones alcanzaron a 3941 millones de dólares, lo que se explica tanto por una caída de los precios promedio de exportación, del 14 por ciento, como por una disminución de las cantidades vendidas, del 12 por ciento, en ambos casos en comparación con febrero de 2008. La consultora Abeceb.com evaluó en base a los datos oficiales que las ventas se resintieron por las menores cantidades producidas por el sector rural a causa de la sequía y por la reducción de la demanda de productos industriales de los socios del Mercosur.

Las menores ventas al exterior se dieron en todos los rubros. Las que más bajaron fueron las de productos primarios (43 por ciento), por un efecto combinado de reducción en los envíos del 27 por ciento –básicamente de trigo, maíz y frutas frescas–, como por una retracción en los precios, del 22 por ciento. "Se destaca que las ventas de este rubro han disminuido hacia todos los destinos, mayormente cereales a Brasil, con excepción de China", señala el informe de Abeceb.com. El segundo lugar lo ocuparon las exportaciones de combustibles y energía, con un descenso interanual del 39 por ciento.

En cuanto a las manufacturas de origen industrial, que hasta enero eran las que menos caída y que durante 2008 habían resultado el rubro estrella en cuanto a aumentos en volumen, en febrero mostraron una caída del 18 por ciento. En este caso, el declive es atribuible a una disminución en las cantidades del 21 por ciento, ya que los precios promedio resultaron un 3 por ciento superiores. Finalmente, el rubro Manufacturas de Origen Agropecuario bajó 11 por ciento, debido a una caída de 2 por ciento en cantidades y 9 en precios. El derrumbe en las ventas abarca a todas las zonas económicas, a excepción de Asia y Medio Oriente.

Por el lado de las importaciones, en febrero totalizaron 2663 millones de dólares. Las compras de bienes de capital se achicaron 46 por ciento contra el año pasado, mientras que las de bienes intermedios disminuyeron 42 por ciento. Es un indicador del menor ritmo de actividad económica y de una retracción de las inversiones. Bajaron las adquisiciones de aviones, teléfonos celulares, vehículos para el transporte de mercancías, maquinaria agrícola, metales y manufacturas y productos químicos. A aquellos dos rubros le siguen un retroceso en las importaciones de vehículos automotores (-40 por ciento), piezas y accesorios para bienes de capital (-30 por ciento) básicamente de la industria autopartista, y bienes de consumo (-23 por ciento) en todas sus categorías, pero en mayor medida en los rubros motocicletas y fungicidas.

Comentá la nota