La era del comercio con moneda propia

Latinoamérica busca reducir la dependencia del dólar, mediante el uso de monedas locales en el intercambio. Es una medida complementaria a los acuerdos de swaps de facilidades recíprocas, que Brasil y Argentina podrían encarar.
Las autoridades de la región pretenden avanzar en el próximo encuentro de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) hacia una desdolarización del comercio entre sus países. La intención es emular la iniciativa que cristalizaron el año pasado los bancos centrales de Argentina y Brasil, que por estas horas analizan también la posibilidad de un acuerdo de swaps de facilidades recíprocas de monedas. En sintonía con las medidas acordadas en la última cumbre de presidentes del G-20, los gobiernos de América latina apuran los tiempos para evitar depender de la liquidez en dólares y quedar atrapados en las bruscas oscilaciones que presenta actualmente ese billete. El titular del Banco Central brasileño, Henrique Meirelles, dijo ayer que un modelo de intercambio de monedas con la Argentina es por el momento sólo "una hipótesis", pero se mostró optimista acerca de profundizar los mecanismos que existen para fortalecer la relación bilateral.

Es un primer paso hacia la desdolarización de la economía global que hasta el momento se extiende por la región. Los interrogantes gestados en torno de la salud del dólar como refugio de valor y la caída en las importaciones de las principales potencias llevó a que los presidentes del G-20 reunidos en Londres deslizaran varias alternativas para no continuar dependiendo de esa moneda. Según adelantó el director del Central, Arnaldo Bocco, el organismo oficial estudia cómo desdolarizar el comercio de la región. "Junto con algunos ministerios estamos analizando la posibilidad de crear sistemas de pagos, ya no sólo en monedas locales con Brasil, sino también con otros países vecinos", agregó. Fuentes del Central ratificaron a este diario que el objetivo final es dejar al dólar circunscripto a operaciones financieras.

La utilización de las monedas locales en el comercio mutuo será entonces el eje central de la reunión de la Aladi que se realizará entre fines de mayo y principios de junio. Allí se analizará la aplicación de un esquema semejante al que suscribieron meses atrás Argentina y Brasil, de acuerdo con lo manifestado por el vicepresidente del Banco Nación, Roberto Feletti. El directivo reconoció que la medida es una de las derivaciones de las "decisiones políticas adoptadas" en Londres. "No fue conversada oficialmente en Londres, pero está planteada en un futuro de aquí a tres o cinco años, porque la emisión de dólares no es infinita", afirmó Feletti.

El vicepresidente del Nación señaló que "el interrogante a futuro es si realmente el dólar seguirá siendo la moneda capaz de resolver los problemas de los Estados Unidos y dar liquidez internacional". "O bien se avanza hacia una suerte de bilateralismo, en una primera etapa, y de multilateralismo luego", agregó.

Por otro lado, el desembarco chino en la región, al acordar una línea de swap con la Argentina por hasta 10.000 millones de dólares, y lo propio hecho por el Tesoro estadounidense con Brasil, por 30.000 millones, abrió una serie de dudas acerca de la oportunidad de que los dos países sudamericanos se integren entre sí bajo ese esquema. El swap cambiario contempla la posibilidad de obtener una divisa extranjera contra entrega de una moneda propia como garantía y bajo el compromiso de recompra futura. Meirelles no descartó la posibilidad. "Es una hipótesis, pero tiene desventajas importantes en la medida en que Brasil y China tienen situaciones muy diferentes", opinó el titular de la autoridad monetaria brasileña. El funcionario aseguró que su país tiene "condiciones para hacer un acuerdo semejante". "Pero la cuestión es saber si es conveniente para Brasil y para Argentina", dijo.

Independientemente de los acuerdos que puedan encarar ambos gobiernos en el frente financiero, Meirelles hizo hincapié en la necesidad de seguir fortaleciendo los instrumentos que agilicen el comercio. "Con Argentina está la ampliación del comercio en moneda local y la ampliación del mecanismo de Convenio de Créditos Recíprocos. En el caso de financiamientos en reales, el mecanismo adecuado es el sistema de moneda local", reseñó el funcionario brasileño.

Comentá la nota