El comercio marplatense registra una importante desaceleración económica

El comercio marplatense registra una importante desaceleración económica
Cameco informó que la actividad se redujo entre un 15 y un 40%, dependiendo de los rubros. Los más afectados son los relacionados con productos más onerosos o prescindibles, como los automóviles, artículos del hogar y de decoración.
El comercio marplatense sufre una importante desaceleración económica con disminuciones que van desde el 15% en los rubros que manejan artículos imprescindibles, como alimentos o medicamentos, hasta el 40% en otros considerados suntuarios, como los autos, los artículos del hogar o de decoración.

Así lo informó la Cámara Marplatense de Empresas Comerciales y de Servicios -Cameco-, cuyo vicepresidente, Héctor Domínguez, reconoció que las perspectivas para el resto del año son "preocupantes" y que dependerán, entre otras cosas, de la duración de la crisis internacional y el estímulo que reciba Mar del Plata en materia de obras públicas.

Por su parte el secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio, Pedro Mezzapelle, reconoció que el gremio debió intervenir en varios casos de empresas que intentaron despedir personal, suspenderlo o adelantarle las vacaciones.

"Hemos apelado al diálogo y en varias oportunidades logramos que revieran sus decisiones", relató y consideró que el verdadero impacto de la crisis se observará en abril, "después de Semana Santa".

Datos preocupantes

Como era de esperarse, la economía marplatense no fue inmune a las crisis que afectan simultáneamente a las economías nacional e internacional.

En diálogo con LA CAPITAL, el vicepresidente de Cameco afirmó que desde setiembre del año pasado se registra en la ciudad "una paulatina pero constante desaceleración en la actividad económica".

Según el dirigente, medido en porcentuales el "parate" ronda entre el 12 y el 15% en moneda corriente con relación a los mismos meses del año anterior en tanto que en moneda constante -y con ajuste inflacionario- la disminución llega al 30% en unidades vendidas.

Siempre de acuerdo a Cameco, los sectores que más sufren la situación son la venta de automotores, los materiales de construcción y de decoración, donde las ventas en unidades bajaron un 40%.

Los menos castigados, en tanto, son la venta de comestibles, medicamentos y otros consumos imprescindibles, donde la baja en unidades no supera el 10%.

En cuanto a la última temporada de verano, Domínguez afirmó que la afluencia de turistas fue "algo inferior al año pasado, pero con un promedio de estadías 35% menor y con un consumo extremadamente cuidadoso. En consecuencia -añadió- el remanente que ha quedado en la ciudad es bastante menor al de otros años".

Por otra parte el dirigente recordó que la situación que atraviesa el comercio no es excepcional. "Las actividades típicas de la ciudad y la zona están en problemas", dijo y describió que "la pesca tiene problemas de precios, demanda y disponibilidad de recurso. El sector agropecuario tendrá valores de colocación de producción entre un 30 y un 40% menores al año anterior, además de menores rendimientos por la sequía y la construcción se está desacelerando rápidamente, con la perspectiva de una fuerte disminución en valores que estaban sobredimensionados. La actividad industrial y de servicios no escapa a la misma realidad", añadió.

Posibles amortiguadores

En cuanto a las expectativas para el año en curso, Domínguez reconoció que "son preocupantes" aunque aclaró que "puede haber ciertos amortiguadores" entre los que destacó la posibilidad de que la ciudad reciba aportes "de consideración" en obras públicas. "Eso contribuiría a paliar la situación", reflexionó.

Por otra parte, Domínguez consideró como aspectos positivos el que "los sectores que suelen movilizar el gasto cuentan con mayores reservas que en otras crisis, producto de una relativa bonanza de años anteriores" y que "Mar del Plata tiene un alto porcentaje de su población de jubilados y pensionados, un sector que tiene ingresos exiguos aunque constantes".

En este marco, advirtió que "la mayor o menor gravedad de la crisis dependerá de su duración" y consideró que "si en el segundo semestre se empieza a visualizar alguna mejora el efecto puede no ser tan serio. Pero si, por el contrario, la situación se prolonga, habrá problemas".

Esperando Semana Santa

Desde el punto de vista gremial, el panorama no es mucho más alentador. Aunque prefirió no hablar de crisis -"sería irresponsable de mi parte, como representante de un gremio tan importante a nivel local y nacional"- Mezzapelle no pudo evitar reconocer que en la ciudad "ya se han producido algunos inconvenientes" como consecuencia del nuevo cuadro económico nacional e internacional.

"Algunos empresarios han decidido algunos despidos, suspensiones o han intentado adelantar las vacaciones", describió el dirigente quien relató que "el gremio tuvo que intervenir hablando con los empresarios y hemos logrado que varios revirtieran su decisión. "Como siempre, nuestra posición es la del diálogo porque creemos que es la manera adecuada de trabajar", añadió.

Según Mezzapelle, los mayores inconvenientes registrados hasta el momento involucraron a casas de artículos del hogar aunque reconoció que durante la última temporada "se presentó una situación inesperada, dado que muchas empresas no tomaron al personal temporario que tomaban en años anteriores. Nuestra sensación es que donde necesitaban tres empleados tomaron uno", estimó.

En este marco, el dirigente aclaró que "no se han producido demasiados cierres" de comercios pero advirtió que el momento clave será durante abril. "El verdadero panorama de qué es lo que podemos esperar para el resto del año los empleados de comercio, no sólo de Mar del Plata sino en todo el país, se va a ver después de Semana Santa", advirtió.

Ante esta situación, Mezzapelle consideró que "todos los argentinos, tanto empresarios como trabajadores, deberíamos trabajar mancomunadamente para poder paliar esta situación lo mejor posible y que sus costos no los pague un solo sector".

Tras recordar que las negociaciones paritarias están previstas para fines de abril, el dirigente del SEC envió un mensaje a los empresarios al afirmar que "deben entender que ante este tipo de situaciones lo que conviene es que la gente gane más, porque si no ganan lo suficiente no se va a mover el mercado interno".

"Creo que el empresario debe ponerle el hombro a la situación, no producir despidos, no adelantar vacaciones y no suspender trabajadores, porque de lo contrario se van a perjudicar ellos mismos", concluyó.

Inseguridad

Según Cameco, la inseguridad es otro aspecto a tener en cuenta a la hora de analizar la actualidad económica. "Si se reiteran hechos delictivos como los que vienen ocurriendo, se verán afectadas todas las actividades relacionadas con la llegada de visitantes, como asimismo el gasto de la gente en casi todos los rubros", advirtió Héctor Domínguez, vicepresidente de la entidad.

Comentá la nota