El comercio apura las liquidaciones cuando apenas van 20 días de verano

El comercio apura las liquidaciones cuando apenas van 20 días de verano
Ni bien pasaron los Reyes, las vidrieras se inundaron de carteles de “liquidación de termporada”. cuando restan aún dos meses y medio de verano, los negocios de ropa buscan contrarrestar la caída de ventas con precios rebajados. La fuerte competencia obliga a la mayoría a seguir la tendencia.
“Liquidamos al 50%”. El aviso, reproducido en decenas de vidrieras de tiendas y zapaterías de la ciudad, muestra el apuro de los comerciantes por intentar contrarrestar la caída de las ventas que se viene registrando desde que la primavera asomó, a fines de septiembre.

Ni bien pasaron las fiestas, donde muchos apostaron a rotar buena parte del stock que tenían comprado para el verano, llegaron las rebajas. Es que los estantes y los depósitos no mostraron la merma que se suponía y entonces los costos fijos comenzaron a asustar. A esto se agrega la presión de las fábricas y los plazos que muchas imponen: ayer un comerciante del centro explicó que para el 1º de febrero debe tener toda la colección de invierno comprada. Para eso necesitará contar con efectivo o cheques, y entonces la necesidad de vender se vuelve una carrera contra el almanaque. El camino más habitual para no perder pisada es liquidar el verano, sacrificando ganancia, para poder comprar y apostar por el invierno.

Si bien la tendencia de liquidar en plena temporada hace ya algunos años que se viene manteniendo -tanto en verano como invierno- cada vez los plazos se adelantan más.

Pero este año, las crisis y los temores a la recesión hicieron que los carteles aparecieran antes de lo previsto. Incluso hubo casos donde en diciembre llegaron las primeras rebajas a las vidrieras. Ahí, el comienzo del verano coincidió con el inicio de la liquidación, toda una novedad.

En las principales calles comerciales del centro, los carteles han proliferado y los descuentos van desde el 10 al 50%. “Después hay que ver si es real y si se habla de porcentajes de ganancia o de valor final de la prenda. De todos modos es de esperar que aquellos que empezaron con un porcentaje menor vayan aumentando las rebajas a medida que pasen los días y se acerque el final de temporada”, explicó una comerciante de calle Vélez Sarsfield. En la esquina, una faja roja sobre la puerta y las vidrieras anuncian una “Liquidación total”. De todos modos, los comerciantes locales están lejos de lo que hicieron sus colegas de Buenos Aires, que antes de Navidad ya ofrecían en los principales shoppings descuentos de hasta el 70%. O más lejos aún, en esa misma época, en Nueva York, las vidrieras mostraban rebajas del 75%. Todo como consecuencia del temor al freno de la economía mundial. Ninguno quiso arriesgar, y prefirió ganar menos.

Esto último genera, del otro lado del mostrador, una oportunidad para los consumidores. Es que el adelanto de las liquidaciones puede resultar una posibilidad ideal para comprar lo mismo sin pagar de más. Sin embargo, los comerciantes son cautos con esto porque advierten que los márgenes son escasos para los clientes después de pasar las fiestas, con un alto gasto familiar.

“Es fruto del fuerte parate de octubre y noviembre”

Carlos Brancher es el presidente de la Cámara Mercantil e Informes Comerciales de la ciudad, y además es propietario de dos comercios de ropa informal ubicados alrededor de la plaza.

No duda en señalar que la crisis impactó de entrada al sector, aunque admite que en diciembre hubo una mejoría que permitió respirar a los comerciantes. “Sí hubo un repunte, pero de todos modos nada comparable con diciembre de 2007 que fue muy bueno. Lo que pasa es que en noviembre no se movió nada, y no fue una experiencia personal, fue generalizado”, aseguró el dirigente que además integra la Comisión Directiva del Cecis.

¿Por qué se adelantó este año la liquidación?

En realidad hace ya algunos años que venimos liquidando en enero, ahora lo que puede ocurrir es que se haya intensificado. En particular esta temporada lo que sí ocurrió es que desde diciembre comenzaron a notarse locales con rebajas. Eso fue fruto del movimiento casi nulo de noviembre y el temor a no vender el stock.

Comentá la nota