Comerciantes se unen contra la inseguridad

La inseguridad azota a los centros comerciales de la Ciudad. Robos a plena luz del día, asaltos a mano armada con amenazas y violencia.
En La Plata casi no hay comerciantes ni empleados de negocios que no cuenten alguna experiencia traumática o que vivan sin el temor a ser víctimas de un hecho delictivo. Es el caso, muy en particular, de diagonal 80, donde los dueños de los locales se están juntando para formar una entidad que, además de defender sus intereses y necesidades empresariales, los proteja ante la oleada de episodios que los deja vulnerables.

Por las características de la zona cada centro comercial tiene su modalidad delictiva, sus horas "pico" y sus frecuencias, y eso es también lo que se analiza a la hora de intentar frenar los ilícitos en las reuniones previas a la conformación de la institución de diagonal 80. Así como en la extendida área mercantil de Los Hornos la mayoría de los asaltos se da en los momentos de mayor movimiento urbano, en diagonal 80 la inseguridad se adueña de esas seis cuadras (desde la Estación de 1 y 44 a plaza San Martín) en los horarios de menor concentración de gente.

Osvaldo Coca, propietario de una casa de ropa unisex ubicada en la esquina de diagonal 80 y la calle 45, levanta las persianas con temor a ser asaltado todas las mañanas y la inquietud no desaparece hasta que cierra el local. Su negocio fue blanco de los delincuentes tres veces en lo que va del año. Dos fueron robos en los que se llevaron una gran parte de la mercadería y en el tercero dos hombres eligieron indumentaria, salieron vestidos con esa ropa del probador e, intimidándolo con armas de fuego, le vaciaron la caja.

"La mayoría de los delincuentes se hacen pasar por clientes y se los atiende como a tales. Por eso estoy muy atento, porque una escena normal se puede convertir en un infierno en cuestión de segundos. En ese asalto, después de que los ladrones se fueron salí inmediatamente a la calle. Y no había ni un alma", contó el comerciante.

Uno de los impulsores de organizar bajo el paraguas de una entidad a los negocios de diagonal 80 es Ernesto Topor, quien vende artículos para bebés. Por lo que ha observado, en esa arteria hay más robos cuando menos gente hay en la calle. "Los sábados a la tarde esto es tierra de nadie y difícilmente haya patrullas controlando. Acá lo que se necesita es mayor presencia policial. Creo que es la mejor solución. Calle 12 es un ejemplo en ese sentido; ahí los robos disminuyeron en forma impresionante. Pero claro, tienen dos policías en cada esquina".

UN MODELO: CALLE 12

La Asociación de Amigos de Calle 12 y Adyacencias consiguió con sus constantes planteos a las distintas comisarías con jurisdicción en esa arteria comercial -de 54 a 64, cubiertas por las seccionales novena, primera y quinta- reducir de manera notable los episodios delictivos. "Hace cinco años -relató Alejandro Frangi, miembro de la entidad-, después de una serie de reuniones con la Policía, logramos tener custodia. Esto no tiene mucho secreto: personal policial que camina en forma permanente a lo largo de 12". El dirigente estimó que desde que se adoptó esta política de prevención se produce un robo "cada tres o cuatro meses, para 400 comercios no es una cifra muy significativa".

Comentá la nota