Comerciantes de la terminal apoyan su remodelación

La estación de ómnibus Mariano Moreno va camino a una nueva remodelación. Esta vez será objeto de una intervención integral que incluye mejoras edilicias y el reordenamiento de los locales comerciales y algunos servicios. Si bien el proyecto aún está en carpeta en la Secretaría de Hacienda, los dueños de los locales parecen apoyar mayoritariamente la idea, al punto de que desde la Asociación Amigos de la Terminal dicen haber presentado ya su propia propuesta, por la que estarían dispuestos a invertir entre 8 y 10 millones de pesos junto al municipio. Obviamente, a cambio de tener preferencia en la renovación de las concesiones de sus negocios.
Por la terminal pasan mensualmente más de un millón de personas, lo que explica que requiera trabajos de mantenimiento frecuentes. Por otra parte, es un edificio de valor patrimonial que ya tiene sus años y que ha sido objeto de sucesivas intervenciones (ver aparte).

Como sea, a simple vista, hoy por hoy, la estación muestra falencias. Algunas se advierten sobre el propio edificio, como filtraciones y humedades que fueron deteriorando los cielos rasos y la mampostería.

Los vidrios de las lucernarias se ven bastante sucios y muchos de ellos están rotos. Los pisos también sufrieron deterioro: hay baldosas rajadas, tapas de inspección que faltan y arreglos sobre arreglos que más se parecen a parches. Buena parte de los locales merecería al menos una lavada de cara.

Hasta ahora el proyecto para poner remedio a esta situación no ingresó al Concejo. Lo que sí ocurrió esta semana fue que la comisión de Obras Públicas dio despacho favorable a la iniciativa de un particular. El hombre pidió cambios y mejoras en las instalaciones y el equipamiento, así como en el asesoramiento que ofrece a los visitantes la oficina del Ente Turístico Rosario en la estación.

El propio presidente de la Empresa del Estado Municipal Terminal de Omnibus Rosario, Oscar Borra, dijo a LaCapital que el Ejecutivo tiene en marcha un proyecto de "remodelación integral".

El plan incluye reordenar los negocios (actualmente con una prórroga de concesión), incorporar "algún rubro comercial nuevo", realizar obras en el estacionamiento y el sector de encomiendas, y avanzar sobre lo que el funcionario definió genéricamente como "un mejoramiento visual".

Borra aclaró que el proyecto "aún no fue totalmente definido", pero confió en que esté listo dentro de un mes para que las licitaciones y las obras necesarias arranquen este mismo año, "con la terminal funcionando".

Sostuvo, además, que hay muchos comerciantes que "comparten el proyecto con entusiasmo" y acordarían con un emprendimiento "público-privado". El punto no es menor, porque alguien deberá afrontar las obras.

Luz verde. Y, efectivamente, desde la Asociación Amigos de la Terminal (que nuclea a comerciantes y proveedores) ven con buenos ojos que el lugar se renueve.

Es más: el presidente de la entidad, Roberto Di Santo, contó que ellos mismos elevaron a Borra una propuesta de intervención por la que, dijo, estarían dispuestos a invertir entre 8 y 10 millones de pesos.

El comerciante detalló que la iniciativa planteada a la Intendencia incluye la climatización de la terminal, la construcción de nuevos sanitarios, la reubicación de las boleterías a lo largo de todo el sector de plataformas para lograr más equidad en la distribución de los negocios, y una mejora general en la mampostería, pisos, aberturas y pintura.

"Defendemos esto porque es nuestro trabajo. Nadie se quiere ir", explicó. Para eso, ya mantuvieron reuniones con las autoridades y aún desconocen cómo se hará la inversión.

Según el concejal socialista Orlando De Biassi, que integra la comisión de Obras Públicas del Concejo, la Asociación de Amigos de la Terminal no es la única dispuesta a los cambios, sino que también prestarían su apoyo los "comerciantes históricos".

"Aunque el Ejecutivo todavía no terminó de definir el proyecto, entre los comerciantes se ve, en principio, una visión positiva y la mejor disposición", aseguró De Biassi.

Por ahora, todo parece armónico. Habrá que ver cuando se conozca el proyecto y, sobre todo, a la hora de pagarlo.

Comentá la nota