Comerciantes se reunirán el lunes con el Intendente y la Policía Quejas por la escasa participación y reclamo por la presencia de fiscales

Esperan con expectativa la reunión del lunes próximo en la Jefatura Distrital con el Intendente y la plana mayor de la Policía. Pero piden que participen jueces y fiscales. Los vecinos y comerciantes se quejaron de la escasa participación. Piden que la ciudadanía se comprometa. "El problema es de todos", dijeron.
Unas 60 personas se juntaron anoche en la Cámara Empresaria, una vez más en reclamo de mayor seguridad. Apuntaron al Intendente como responsable político, se habló de internas policiales y se pidió que participaran los fiscales del encuentro del lunes en la sede de la Distrital. Pero uno de los ejes de la reunión fue la escasa participación popular en encuentros y marchas. Hubo quienes sugirieron que el ámbito -la Cámara- generaba ese recelo. Y propusieron convocatorias en otros espacios, como sociedades de fomento. El clima era de impotencia y de cierto desgaste por la falta de respuestas concretas. Centran sus expectativas en la reunión del lunes, convocada por el Ejecutivo en la sede policial.

A la mesa principal se sentaron el titular de la Cámara Empresaria, Julián Abad; la comerciante Iris Migliava; y el empresario Omar Vázquez, quien se mantuvo en silencio. Vecinos, propietarios de comercio de rubros dispares, el abogado Humberto Canessa y el juez Adolfo Rocha Campos hicieron número para no dejar vacía una sola silla en el salón.

Tomó la palabra Abad e hizo una síntesis de la reunión del lunes anterior con el intendente José Eseverri, de la que participaron varios funcionarios de su gabinete. "Nos dijo que su concepción de la seguridad era la que había expresado en la entrevista con EL POPULAR el domingo" y luego "tuvo una salida elegante (el adjetivo es de Iris Migliavaca) cuando dijo que convenía esperar" las consecuencias locales de la reestructuración que ese día había anunciado el Gobernador. Por eso propuso "juntarnos el lunes y hoy nos dijeron que la reunión en realidad se hace en la Distrital a las 20".

Recordaron también que les prometió "actuar con la clausura de los comercios que venden lo que se roba", aunque no creyeron demasiado en ese compromiso.

Migliavaca habló de sus impresiones: "Pedimos que la Policía circulara más fuera del horario comercial; vimos que están en la calle, pero todavía siguen amontonados. Van de a dos, leyendo EL POPULAR; me parece que es una burla. Sacar a todos juntos, amontonados, no sirve. Ha habido robos con policía a una cuadra". Y más: "Cerca del motel había un móvil bajo un árbol. Otros dos en el cementerio. En el peaje, otros dos. Se siguen burlando de nosotros".

Abad, por su parte, tomó el relevo de Carlos Donadini (titular del Centro de Emergencias 101) como "un mensaje: se ha buscado a una persona que decía la verdad a los medios, que trabajaba para la comunidad y se buscó la forma para sacarla de la fuerza. Nosotros no venimos a pedir que se cambie a un jefe, sino que se cambie la manera de trabajar. Venimos a decir que tenemos falta de seguridad, sensación de inseguridad. No pedimos la cabeza de nadie". Pero "después de todas estas reuniones tuvimos un hecho muy grave como el de Spínola. Y cómo puede ocurrir, al lado de donde vive la ex mujer del Intendente, donde estaba su hijo. ¿Esperamos un hecho terrible, con renombre para reaccionar? Nosotros estamos acá para evitarlo". Por eso "al Intendente le pedimos prevención". Y dijo Migliavaca: "Por el Diario el Intendente aclara que él no le da órdenes a la Policía".

"Esto nos pasa a todos"

A la hora de participar, varios hablaron. "Ayer (por el miércoles) el jefe distrital estuvo en Loma Negra. Mientras él hablaba secuestraban un empresario en San Jacinto; esto es una interna de ellos", dijo un comerciante. Y se preguntó: "¿Por qué tenemos que ir a la Distrital y no al Municipio?". Otro apeló a que "esté el Intendente verdaderamente y no mande a un secretario".

Otro empresario planteó claramente la ausencia del Ministerio Público y la Justicia en los encuentros. "El lunes va a estar el poder civil y el policial. ¿Y la Justicia?". "Que son los más culpables", acotaron a su costado"; "hacen la vista gorda", siguió. "Y son los grandes responsables", opinaron más atrás. "Los fiscales, los jueces, que son los más delincuentes", dijo un vecino ya exacerbado. "No todos", se atajó el juez Rocha Campos que se mantenía en silencio en la fila de la izquierda.

No les gustó cuando supieron que a la reunión en la Distrital sólo entraría "una delegación", pero convocaron a concentrarse "afuera, como lo hicimos en el Municipio".

En ese punto surgió la queja por la escasa participación ciudadana ante un problema "que es de toda la comunidad". "Esto nos pasa a todos", dijo Gregorio Dumerauf, militante político algo retirado por desilusiones varias. "Nosotros somos un grupo minúsculo. Que la gente se dé cuenta de lo mal que estamos actuando. A la marcha tendríamos que haber ido mil. Y de esa manera nos hacíamos escuchar". Y agregó: "Antes a la Policía la respetábamos. Ahora no". Y "¿cuántos éramos el martes en la plaza", se preguntó una comerciante de la Necochea que no vio ni a sus vecinos.

Abad reclamó "una decisión política del Intendente, como ocurrió en Lobos, que es la ciudad más segura de la provincia y que uno se puede tomar un auto para ver qué es lo que hicieron". El problema -dijo- "es que mañana nos van a llamar a los 60 que estamos acá otros 60 para preguntar lo que pasó. ¿Y por qué no vinieron?". La misma comerciante acotó: "Dicen que no sirve, que es inútil". Otros "tienen miedo".

Ambitos

Iris Migliavaca se quejó de que "la Policía nos dijo que había un solo móvil destinado al centro. Lo planteamos en la Municipalidad y nos mostraron que eran once los que tiene la Primera". Y José Machado, desde el Consejo de Seguridad, remarcó: "...y los once están funcionando en condiciones". Pero, terció Dumerauf, "los queremos sin hablar por teléfonos, despiertos, sin pararse a descansar. No necesitan más gente. Tienen que trabajar". Y "ser idóneos", lo acompañaron.

Un cobrador, acostumbrado a pasarla mal, propuso que "nos reunamos en Pueblo Nuevo, para ver si en otro lugar la gente se anima más". Cree que el ámbito de la Cámara intimida y que la gente común no acude. Varios plantearon que la convocatoria debe ser general, aunque Iris Migliavaca insistía en que lo era. Pero muchos dudaban de que el mensaje fuera claro. Y no se entendiera que sólo se citaba a comerciantes y empresarios. "¿Más libre que en la plaza qué lugar hay?", se enojó la dueña de la botonería, de inusual protagonismo en estos días. Hasta se pensó en convocar en sociedades de fomento y hacer de las reuniones encuentros barriales. Pero la propuesta no tuvo mucho eco.

Un comerciante sostuvo que "nos vamos a desgastar de reunión en reunión. Hay que exigir seguridad ante el Intendente. Hay que movilizarse contra el Intendente. A mí me entraron a robar al negocio. La pisada que encontré era así (y hacía un gesto de pequeñez). Era un nene. ¿Esa es una persona peligrosa para la policía? Que no nos peloteen más".

"Y si no lo logramos tendrá que levantarse el pueblo de Olavarría", apostó Migliavaca. Una ingeniera, Marcela Lagleyze, propuso "que cada uno de nosotros se comprometa a traer a otro vecino". Y el cobrador casi cerró la reunión con una anécdota mínima pero gráfica: "Ayer cuando salí me crucé con un policía, le comenté que todo estaba peligroso y me dijo 'cuidate'...". Risas, y después a esperar la reunión del lunes. Si no están los fiscales, convocarán a otro encuentro donde sí estén. Pero están dispuestos a no detenerse.

Comentá la nota