Comerciantes plantearon inquietudes por la restricción en horario laboral.

La emergencia sanitaria dictada en torno a la gripe A sigue dando que hablar, las medidas adoptadas no conforman a todos y muchos salen a defender sus puestos laborales que, a su juicio, con algunas determinaciones se ven perjudicados.
Ayer por la mañana, se acercaron hasta la Municipalidad dos grupos, para entablar diálogo con el doctor Mario Bolla, secretario de Gobierno de la actual gestión que lidera el intendente José Luis Pérez. Ninguno tuvo suerte, ya que unos no fueron recibidos y postergaron el encuentro para el viernes, mientras que a los otros la respuesta obtenida no los satisfizo para nada.

BOLICHES Y PUBS

Los primeros que hicieron su acercamiento a la comuna local fueron algunos propietarios de boliches, pubs y personas que trabajan en la noche como ani-madores de fiestas o musica-lizadores.

En el curso de la charla con Bolla le plantearon la cuestión que los embarga, ya que se ven imposibilitados de desarrollar sus actividades laborales y ello les acarrea las consecuentes complicaciones económicas, ya que la situación se estira y el panorama no se modifica.

La respuesta fue que no se puede hacer mucho al respecto y que se debe continuar alerta en cada lugar, ya que las órdenes provienen de mayores esferas y así se debe continuar hasta tanto se determine lo contrario. Además, se dio a conocer que el lunes venidero se realizará una nueva reunión en el plano local entre el propio secretario de Gobierno y referentes del Hospital Municipal Subzonal "Dr. Felipe A. Fossati", donde se analizará el tema y tal vez se tome alguna resolución.

A la salida del encuentro, los titulares de estos lugares no se mostraron para nada conformes con lo escuchado en la oportunidad y dijeron sentirse "discriminados" con relación a los dueños de los restaurantes y cafés, que cumplimentan sus tareas al parecer sin mayores restricciones.

POR LOS CYBERS

Seguidamente, se encontraban en el hall del municipio 4 representantes de cybers que funcionan en el orden local, prestos a reunirse con Mario Bolla, pero ante un inconveniente de salud de éste se resolvió postergar el encuentro para el viernes a las 10.

Si bien no se produjo diálogo alguno, se pudo conocer cual era la intención de quienes se acercaron hasta allí, que no fueron en mayor número simplemente por una cuestión de operatividad.

De acuerdo a los datos recabados, la idea era que se les ofreciera un tratamiento igual que a los otros comercios que extienden su horario laboral hasta una franja horaria mayor que la de los cybers, lo cual determinó un alto porcentaje de disminución en la concurrencia a estos lugares, a partir de esta determinación por la gripe A.

Los propietarios de dichos centros dijeron que a ellos los obligan a cerrar a las 21, por lo que pierden esa clientela que permanece hasta que finaliza ese día, y que al parecer sería una de las que más rédito otorga dentro de esta actividad.

Por lo tanto, le iban a pedir al secretario de Gobierno una ampliación en su acción laboral hasta la medianoche, ya que de lo contrario se les hace muy difícil enfrentar los costos fijos en algunos casos, además de ser para muchos de ellos el único ingreso mensual que poseen.

Comentá la nota