Comerciantes piden postergar el pago de impuestos por 90 días

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) estimo que el sector perderá 3 mil millones de pesos en julio por el impacto de la gripe A y pidió al Gobierno postergar por 90 días el pago de IVA, cargas sociales e ingresos brutos.
Según dijo la entidad en un comunicado, el avance de la epidemia provocó una "abrupta caída" en las ventas minoristas, por lo que los comerciantes no podrían cumplir con sus obligaciones tributarias.

"La caída en las ventas complicó el pago de todas las obligaciones tributarias, financieras y gastos generales de los comercios", señaló.

La declaración de la emergencia sanitaria por el avance de la gripe A y las restricciones decretadas para frenar el virus provocaron que las ventas se resintieran, principalmente, en julio.

Sólo por la emergencia sanitaria el comercio sufrió una caída de ventas del 20 por ciento durante los primeros 19 días de julio, respecto de igual período de 2008.

Ante esa situación, que afecta al comercio sin discriminar rubros ni regiones, CAME solicitó al Gobierno de Cristina Kirchner y a las provincias, postergar por 90 días el pago de IVA, Cargas Sociales e Ingresos Brutos.

Según el comunicado, al impacto de la gripe en la actividad hay que sumarle una reducción de ventas de entre 10 y 15 por ciento, causada por el ajuste en el consumo de la población.

"De continuar la misma tendencia hasta fin de mes, las ventas minoristas estarían cerrando con niveles hasta 35 por ciento inferiores a los del año pasado", advirtió.

La situación puso a "muchísimos comercios" en una situación "insostenible y con serios problemas de liquidez" para hacer frente a sus responsabilidades mensuales, indicó.

CAME estimó que cada día de permanencia de la gripe A en la escala de gravedad de los primeros 19 días de julio implicó reducciones de ventas por 95,1 millones de pesos al comercio minorista, incluyendo restaurantes y hoteles.

De este modo, si se mantuviera el alerta actual, en un mes el comercio perdería ventas por 2.947,3 millones de pesos.

Los rubros más afectados por el impacto de la epidemia son todos los relacionados con el turismo, donde cayó la demanda de pasajes, las reservas de hoteles, de restaurantes y la demanda de actividades recreativas en general.

En el sector estiman que la reducción en las ventas por la Gripe A promediaría el 30 por ciento, pero el impacto sería superior para aquellas ciudades que dependen exclusivamente de esa actividad.

Un caso es Bariloche, donde el turismo representa el 90 por ciento de la economía local y se reprogramaron desde los viajes estudiantiles hasta las reservas de turismo extranjero, especialmente desde Brasil.

La incidencia de la emergencia sanitaria en el consumo se pudo verificar en las provincias limítrofes con países vecinos, como Formosa o Misiones, donde los consumidores cruzaron las fronteras para comprar en Paraguay o Brasil.

En algunas ciudades se dispuso el cierre obligatorio de comercios, pubs, teatros, cines, clubes, casinos o confiterías bailables, paralizando completamente el consumo y observándose así una incidencia muy superior en la demanda.

Además de la caída en las ventas, los comercios están teniendo que afrontar incrementos sustanciales de costos.

Por ejemplo, se estima que los mayores cuidados sanitarios habrían incrementado entre 60 y 70 por ciento el presupuesto destinado a limpieza.

A su vez, agudiza el aumento de los costos empresarios la alta tasa de ausentismo por licencia médica, ya que algunos comercios se ven obligados a contratar personal suplente.

La situación es "muy grave y requiere medidas urgentes", dijo CAME y añadió que, por ello, se solicita la postergación inmediata en el pago de impuestos.

Comentá la nota