Los comerciantes de petróleo tienen preocupaciones ante una posible escalada de conflictos en Medio Oriente

Los comerciantes de petróleo tienen preocupaciones ante una posible escalada de conflictos en Medio Oriente

Los petroleros en llamas en el Golfo de Omán y los Estados Unidos apuntando con el dedo a Irán deberían ser suficientes para que el precio del producto más vital del mundo se dispare. En cambio, los precios del petróleo apenas se han movido. Los comerciantes no están aceptando la teoría de que Teherán quiere una guerra, y a au vez están preocupados por una probable demanda de crudo a medio y largo plazo.

Por: Gonzalo Díaz.

El Brent fechado evaluado por S&P Global Platts, el índice de referencia petrolera más importante del mundo, se disparó en más del 4% luego de los ataques del 13 de junio y se negoció brevemente por encima de los u$s 62/b.A primera vista, este modesto aumento no refleja el riesgo de casi una quinta parte del petróleo del mundo enviado a través del Estrecho de Ormuz, un estrecho canal de 21 millas de ancho que separa a Irán de la Península Arábiga.

Los comerciantes pueden creer las negaciones de Teherán de que está tratando de provocar una guerra con los EEUU pegando minas de lapa* en los petroleros, pero no pueden ignorar que está jugando con fuego al mezclar la política con el petróleo.

«El riesgo de error de cálculo en el Medio Oriente está aumentando claramente», advierte Paul Sheldon, asesor geopolítico de S&P Global Platts Analytics.

«Veo la reacción limitada en el mercado de petróleo crudo como una indicación de que los comerciantes dicen ‘espera un minuto'», dijo Ole Hansen, director de estrategia de productos básicos de Saxo Bank. «Si Irán hiciera esto, sería una invitación abierta a los Estados Unidos para aumentar su participación y eso debería haber enviado el precio mucho más alto».

Respaldando el punto de Hansen, los futuros del crudo cayeron a principios de la semana, con Brent cayendo por debajo de u$s 60/b por primera vez desde fines de enero, luego de que los datos mostraron un aumento mayor al esperado en los inventarios de crudo de EEUU.

A su vez, persisten las preocupaciones por el lado de la demanda, la combinación de las crecientes reservas, el tímido crecimiento de la demanda y los temores de una desaceleración de la economía mundial ha sido suficiente para eliminar u$s 13 del valor del barril de crudo Brent desde mayo, a pesar de los recientes ataques contra el transporte de petróleo y la infraestructura en el Medio Este.

Los ataques de la semana pasada fueron descritos por el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, como «una campaña inaceptable de aumento de la tensión por parte de Irán».

A la República Islámica ya se le ha acusado de orquestar ataques clandestinos el mes pasado contra los petroleros amarrados frente a las costas de Fujairah en los Emiratos Árabes Unidos. Teherán niega la responsabilidad a pesar de que los funcionarios iraníes amenazan con cerrar Ormuz, en respuesta a las sanciones de Estados Unidos que impiden que el régimen exporte petróleo.

«La situación en el terreno presenta un riesgo sumamente significativo para los mercados petroleros que podría desarrollarse este verano», advirtió la directora mundial de materias primas de RBC Capital Markets, Helima Croft, en una nota de investigación después de los ataques.

«Si bien muchos participantes del mercado ven los incidentes de seguridad recientes como un negocio habitual en la región, vemos una gran cantidad de riesgos de escalada en gran parte debido a que las sanciones de EEUU, están sometiendo a Irán a un dolor económico casi sin precedentes».

En lugar de preocuparse por lo que podría suceder, los comerciantes han continuado enfocando sus preocupaciones en los fundamentos de la oferta y la demanda. Los inventarios de crudo de Estados Unidos subieron 2.21 millones de barriles a principios de junio a 485.47 millones de barriles. Las reservas de crudo de Estados Unidos, excluyendo sus reservas estratégicas, han agregado casi 50 millones de barriles a sus tanques desde el final del primer trimestre.

«La presión de un menor crecimiento de la demanda, confirmada por los tres principales pronosticadores de esta semana y el aumento contraestacional en las existencias de crudo de Estados Unidos continúa pesando», advirtió Hansen de Saxo.

Es por eso que la OPEP no tiene más remedio que extender sus 1.2 millones de b/d de recortes de producción y hacer todo lo necesario para mantener su alianza junto con Rusia si quiere aumentar los precios.

También hay un argumento para recortes aún más profundos, pero esto podría arriesgarse a perder más participación de mercado en los EEUU sin embargo, el grupo está luchando por acordar una fecha final para su próxima reunión de establecimiento de políticas después de que Rusia solicitó un cambio de tiempo.

Por supuesto, los líderes de Irán se oponen a cualquier reprogramación de las reuniones de la OPEP en el entorno actual. La vital industria petrolera de la República Islámica ya está sintiendo el impacto total de las sanciones y ha recibido poco apoyo de sus socios en el grupo con sede en Viena, que está dominado por Arabia Saudita. El mes pasado, la producción se redujo en casi 230.000 b/d a poco menos de 2.2 millones de b/d después de las renuncias que permitieron a ocho países comprar crudo iraní.

Coment� la nota